Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU no coge el teléfono al Gobierno

El PSOE intenta, sin éxito, que Duran le auxilie en una importante votación

Ataque de pánico del Gobierno que describe su situación en el Congreso. "No encuentro a [Josep Antoni] Duran", le dijo encogiéndose de hombros el diputado de CiU Josep Sánchez Llibre a María Teresa Fernández de la Vega, en mitad del pasillo del Congreso. "No pasa nada", le respondió, molesta, la vicepresidenta.

El portavoz socialista, José Antonio Alonso; el ministro de Industria, Miguel Sebastián, y, finalmente, Fernández de la Vega, habían intentado que CiU acudiera en su auxilio para salvar una importante votación en el Pleno del Congreso. Pero Sánchez Llibre se mantuvo firme en su negativa y la número dos del Gobierno no logró siquiera hablar por teléfono con el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran, lo que, según fuentes nacionalitas, produjo momentos de tensión.

El Gobierno se había quedado solo. Y lo que hizo finalmente el Grupo Socialista fue cambiar el sentido de su voto para evitar perder una votación. Se trataba de la convalidación del decreto de medidas urgentes que permitirá a las televisiones fusionarse sin límite de participación, un asunto que ha llevado personalmente la vicepresidenta, en contacto con los operadores.

El Gobierno tuvo el apoyo del PP y de CiU, frente a los demás grupos, incluido el PNV, que sigue ejecutando su papel de partido opositor. Sin embargo, a continuación debía votarse si se tramita como proyecto de ley, es decir, con un procedimiento que permite introducir enmiendas y discutirlas en pleno y comisión.El Gobierno rechazaba esta posibilidad porque cree que convertiría el decreto en una especie de ensayo de la futura ley audiovisual y se les puede ir de las manos. Por eso, en los días previos negociaron Óscar López (PSOE) y Esteban González Pons (PP). Según los socialistas, los populares aseguraron que apoyarían que no se tramitara como proyecto de ley, y luego rectificaron. El PP dice que no hubo pacto y que fueron los operadores quienes pidieron que se abra la ley en el Congreso para negociar otras reivindicaciones. Finalmente, fue aprobada la tramitación como proyecto de ley. Sánchez Llibre (CiU) fue muy felicitado por el PP.

Con el decreto convalidado ayer, las televisiones privadas de ámbito nacional se podrán fusionar siempre que no superan el 27% de la audiencia y no impidan la existencia de al menos tres concesionarios (ahora coexisten seis), informa Rosario García. El ministro de Industria, Miguel Sebastián, argumentó que favorece el pluralismo y la solidez financiera de los operadores ante la recesión publicitaria. La oposición abogó por otras recetas, como suprimir los anuncios en la tele pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de marzo de 2009