Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tesoro británico toma el control del banco Lloyds

BNP y el Estado belga reactivan la venta de Fortis, nacionalizado en octubre

La dirección de Lloyds Banking Corporation y el Tesoro británico acordaron en la noche del viernes el rescate de la entidad, el tercer banco del país. El pacto convertirá al Estado en titular del 65% de los derechos de voto y del 77% de los intereses económicos. Hasta ahora, el Tesoro tenía el 43,5% de las acciones del banco, surgido en otoño de la fusión entre el Lloyds TSB y el baqueteado HBOS.

En virtud de ese acuerdo, el Estado asegurará activos tóxicos del Lloyds por valor de 260.000 millones de libras (casi 290.000 millones de euros) a un coste para el banco de 15.600 millones de libras (17.375 millones de euros). Al igual que en el acuerdo pactado la semana pasada entre el Tesoro y el Royal Bank of Scotland (RBS), Lloyds correrá con un primer tramo (25.000 millones de libras) de pérdidas futuras. Si las pérdidas superan esa cantidad, serán asumidas en un 90% por el Estado y en un 10% por el banco.

El Gobierno ha puesto como condición que se destine este año el equivalente a 15.600 millones de euros a créditos, de los que 12.250 millones se reservan a empresas y el resto a hipotecas. Para 2010 se barajan cifras semejantes. "Es un anuncio muy importante. Va a aportar a Lloyds la certidumbre que necesita para permitirle comprometerse en la concesión de nuevos créditos" aseguró ayer el secretario de Estado del Tesoro, Stephen Timms. Con la intervención pública, la principal ratio de capital de la entidad pasa del 6,5% al 14,6% de los activos.

Entre el acuerdo con Lloyds y el pactado a finales de febrero con RBS, el Tesoro británico se compromete a asegurar 625.000 millones de libras (casi 700.000 millones de euros) en posibles pérdidas generadas por activos del conjunto de la banca británica.

La crisis ha hecho estragos en el sector y ha obligado al Estado británico a salir en su rescate. El Tesoro tomó el control de Northern Rock en otoño de 2007; nacionalizó la cartera hipotecaria del Bradford & Bingley y adjudicó la red y los depósitos al Abbey, propiedad del Santander; en octubre pasado evitó el colapso de HBOS forzando su fusión con Lloyds TSB, pero ha acabado siendo el accionista mayoritario tanto del nuevo banco surgido de la fusión como de RBS, segundo y tercer banco del país. Y el gigante HSBC admitió esta semana que sus beneficios de 2008 cayeron un 70% y ha pedido a sus accionistas una ampliación de capital por 14.000 millones de euros.

El viernes por la noche también se desbloqueó la venta de Fortis, nacionalizado por el Estado belga en octubre pasado, a BNP, informa Bloomberg. El banco francés pagará 2.880 millones de euros por la filial de banca, que a su vez se quedará con el 25% del negocio asegurador por otros 1.380 millones. Además, se creará una entidad separada para activos tóxicos por valor de 11.300 millones con avales del Estado belga. Un primer intento de venta fue rechazado en febrero por los accionistas de Fortis, que de nuevo tendrán la última palabra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de marzo de 2009