El vuelco electoral | País Vasco

López se propone gobernar en solitario

El PSE descarta una coalición con el PP para evitar formar un bloque "frentista" - Zapatero pide que "siga la coherencia" y no se hagan políticas excluyentes

Un Gobierno para Euskadi presidido por un socialista y formado sólo por socialistas o independientes pero con el compromiso de gobernar para todos y ser "punto de encuentro" entre nacionalistas y no nacionalistas. Esta es la ambiciosa pretensión del candidato del PSE-PSOE, Patxi López, a la presidencia del Gobierno vasco, que ha decidido presentar su candidatura cuando se constituya el nuevo Parlamento Vasco. Antes, habrá conversaciones con todos los grupos políticos pero el propósito de someter su candidatura a votación es absolutamente firme.

En esta decisión le acompaña el PSOE y su secretario general, y presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, según se puso ayer de manifiesto en la reunión que celebró la Comisión Ejecutiva Federal en la que se analizaron los resultados electorales de Galicia y el País Vasco. "El excelente resultado del PSE ha sido fruto de la coherencia del mensaje de Patxi López, pues bien, ahora esa coherencia hay que mantenerla". Estas apreciaciones las expresó ayer Zapatero en la reunión de la ejecutiva, según los interlocutores consultados.

Los socialistas presentarán candidatura incluso sin apoyos previos
Blanco propugna un Gobierno que evite el "choque de trenes"
Más información
Benegas intentó ser 'lehendakari' en 1986, pero no lo logró
Los socialistas descartan negociar con Rosa Díez
López: "El PNV debe asumir que no es el régimen ni la religión de Euskadi"

¿En qué consiste esa llamada a la coherencia que el presidente dirigió a Patxi López desde la ejecutiva de la dirección federal? Las mismas fuentes interpretan que el líder del PSOE pide al candidato a lehendakari que mantenga el discurso que le ha hecho estar "inmenso" -según expresión de Zapatero en el último mitin de masas que sirvió de cierre de campaña al PSE- con un planteamiento integrador y sin exclusiones. "La decisión es del PSE, daremos nuestra opinión pero va a ser su responsabilidad, aunque tenemos la confianza de que van a hacer lo mejor para la sociedad vasca", dijo Zapatero. También en su análisis no olvidó resaltar el "buen resultado del PNV", que, en efecto, le sitúa como el partido más votado aunque ha perdido más de setenta mil votos en relación con las elecciones anteriores, a falta del voto exterior. Los socialistas han avanzado en algo más de 40.000 votos, en tanto que el PP ha perdido 65.000.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En cuanto al PP, el vicesecretario general, José Blanco, elucubró sobre la actitud que tendrá este partido en relación a la candidatura de Patxi López y el uso que hará de sus trece escaños. Junto a los 24 PSOE y el de UPyD, le garantizan la mayoría absoluta. Blanco mostró serias dudas sobre esa alianza, máxime cuando los socialistas quieren gobernar en solitario sin formar coaliciones "frentistas".

López, que ya tiene un equipo económico muy potente con el que ha trabajado durante los últimos meses, se comprometió además a elegir "a los mejores" para su gobierno -independientes incluidos- y a formalizar un Ejecutivo paritario de hombres y mujeres si finalmente los populares apoyan su candidatura.

Rodolfo Ares, miembro de la ejecutiva federal y dirigente del PSE, desveló ayer ante Zapatero y el resto de la dirección que están dispuestos a presentar a López como candidato "sin pacto previo con el PP si llega el caso". Esto es, López se presentaría incluso aunque en las conversaciones preliminares no alcanzara un acuerdo para obtener el apoyo a su investidura. Es más que probable que en esas conversaciones, los socialistas introduzcan la composición de la mesa del Parlamento vasco.

El líder del PSE recalcó la noche electoral que con los resultados logrados -más ajustados de lo que esperaban, sobre todo en Álava y Guipúzcoa- que se sentía "legitimado para liderar el cambio". Era el golpe de efecto que necesitaba dar ante la militancia, pero también servía de mensaje para el partido ganador en Euskadi, PNV, que también aspira a gobernar. Y para desterrar cualquier tipo de interpretaciones, el candidato aseguró: "No renunciaré a presentar mi candidatura y recabaré los apoyos para ser el próximo lehendakari". De hecho, López quiere "hablar con todos" para hacer país. La misma noche electoral, el propio Zapatero llamó a López para felicitarle y le animó a presentarse. "Adelante, preséntate", vino a decir el presidente.

No hacía falta, pero el líder del PSE recibía así el espaldarazo de una decisión que ya tenía tomada previamente. Se trataría de formar un gobierno que "evite el choque de trenes", apuntó Blanco en la ejecutiva.

Patxi López (a la izquierda) y Rodolfo Ares, en la ejecutiva del PSE celebrada en Bilbao.
Patxi López (a la izquierda) y Rodolfo Ares, en la ejecutiva del PSE celebrada en Bilbao.SANTOS CIRILO

Los plazos

- Acreditaciones de parlamentarios. Hasta que no se acrediten 25 parlamentarios no empiezan a correr los plazos para la elección de i>lehendakari. El Parlamento vasco tiene 75 diputados.

- Elección de la Mesa. En los 15 días posteriores a la acreditación de ese tercio, se convocará la primera sesión de la Cámara, que elegirá a su Mesa.

- Investidura. Tras el debate del dictamen de incompatibilidades, la presidencia del Parlamento anunciará la fecha de la sesión de investidura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS