Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y ¿después del referéndum qué?

El claustro de la UB votará 'sí' o 'no' a Bolonia, pero no puede parar el proceso

Los estudiantes de la Universidad de Barcelona (UB) ya han votado sobre el proceso de Bolonia (homologación de los estudios universitarios en Europa). Han votado en referéndum 10.462, el 18,3% del censo. "El 93,1% ha votado a favor de paralizar Bolonia". El resto han sido noes, votos nulos o en blanco.

Y ¿ahora qué? De momento, el rector, Dídac Ramírez, deberá llevar la pregunta del referéndum al claustro para que la voten sus 300 miembros -profesores, el resto del personal y los alumnos-. El claustro ha sido convocado para el 5 de marzo. Los tres grupos del claustro deben votar. Las 300 personas tienen que votar la misma pregunta que se hizo en el referéndum: "¿Debe paralizarse el Espacio Europeo de Educación Superior para iniciar un proceso de debate sobre el futuro de la Universidad pública? ¿Sí o no?".

Aunque la UB se pronuncie en contra, sólo el Gobierno puede dar marcha atrás

Los alumnos tienen el 30% de los votos del claustro, 90 asientos. Pero los estudiantes ya se han pronunciado en referéndum. Digan lo digan los 90 que están en el claustro, su voto no decide. Manda el referéndum.

¿Y los otros dos grupos: profesores y personal de administración?. Los profesores tienen 180 votos en el claustro, el 60%. Su voto, por eso, es decisivo. El personal no docente, 30 votos, el 10%.

¿Qué hará la UB en el supuesto de que la mitad más uno de los miembros del claustro se incline por el no a Bolonia? Podría hacer una declaración. Pero, en todo caso, como dice un profesor, sería sólo un tirón de orejas al Gobierno, que lo aprobó. Pero nada más. Una Universidad no puede dar marcha atrás a Bolonia.

Fue el Gobierno español, a través de un decreto de 2007, el que dio luz verde a las titulaciones de Bolonia y sólo el Ejecutivo español puede dar marcha atrás, recuerda el secretario general de la UB, Jordi García, también profesor de la facultad de derecho. Este decreto dice que el 1 de septiembre de 2010 todas las titulaciones deben estar adaptadas a Bolonia (duración, tipo de docencia, homologación de los estudios). Pocos ven probable que los representantes del profesorado se inclinen mayoritariamente por el no a Bolonia. ¿Y si hubiera un empate en el claustro? En ese caso, el rector tendría voto de calidad para desempatar. Aritméticamente, es difícil que ocurra, pero no es imposible. Los 300 miembros del claustro, van, por tanto, a la reunión del próximo jueves con 90 votos contra Bolonia. Los otros 210 están por ver.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 2009