Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid suspende en contaminación

Un estudio del Observatorio de Sostenibilidad de España critica la lentitud del Ayuntamiento en desarrollar medidas para mejorar la calidad del aire

¿Es una ciudad de tres millones de habitantes sostenible? Un informe sobre el desarrollo local concluye que Madrid está peor que la media de las capitales de provincia españolas en "motorización y en calidad del aire", es decir, que tiene más coches y más contaminación de la cuenta.

El estudio, recién presentado por el Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE, un organismo del Ministerio de Medio Ambiente y la Universidad de Alcalá), dibuja la huella ecológica, un indicador de los recursos que consumen y los residuos que generan las ciudades y su impacto en el entorno. Es un cálculo "intuitivo", asegura Luis Jiménez Herrero, director del OSE, porque se mide a través de consumos (agua, energía...), generación de basuras, explotación del suelo... Y Madrid no sale airosa. Utiliza recursos equivalentes a 46 veces su superficie, "a pesar de ser un municipio con una gran extensión", destaca el informe. Junto con Barcelona es la ciudad menos sostenible del país. "Todas las ciudades están por encima de sus capacidades", admite Jiménez.

El ex director de la Agencia Europea de Medio Ambiente, Domingo Jiménez Beltrán, considera que las deficiencias de la ciudad comienzan por el exceso de coches: "Se trata de una de las áreas urbanas donde la degradación de la calidad del aire es mayor y está muy ligada al tráfico". El informe apunta también al consumo de suelo en Madrid, que califica de "exacerbado". "Existe una fuerte tendencia a la insostenibilidad urbana", destaca. El documento revela que el 61% del suelo de la ciudad es ya urbano o urbanizable.

"Madrid", describe Jiménez, "se ha roto por las costuras; no ha tenido un plan, un desarrollo armónico. No se ha extendido como ciudad, sino como urbanización". El experto concluye que el crecimiento madrileño "exige la utilización del automóvil" y que "el transporte público no puede hacer frente a ese modelo". En el documento, Madrid sale mejor parada que la media en "consumo doméstico de agua, uso eficiente del stock de vivienda y zonas verdes urbanas".

El documento del OSE evalúa el desarrollo de la Agenda 21 [un programa de Naciones Unidas para promover el desarrollo sostenible] en la ciudad. Y observa deficiencias en su cumplimiento: "El ritmo de trabajo es bastante lento, ya que la declaración inicial se realizó en el año 2001 y aún no se han aprobado los planes de acción". Una portavoz del Ayuntamiento aseguró ayer que no puede hacer una valoración del informe porque no lo han recibido y desconocen su contenido. El Consistorio ha incumplido una de las medidas más ambiciosas de su plan para mejorar la calidad del aire. En 2008 tendría que haber empezado a limitar el acceso al centro a los vehículos más contaminantes. Ahora asegura que lo hará en 2010.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2009