Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Antártida se resquebraja

Las capas heladas se funden más rápidamente de lo previsto

Los científicos vigilan desde hace meses la gran plataforma de hielo Wilkins, en la península Antártica, que está cuarteándose debido a los efectos del calentamiento global. Ahora, a finales del verano austral, se ha producido una espectacular liberación de icebergs, fragmentos de esa masa helada de más de 13.000 kilómetros cuadrados, casi el doble que la superficie del País Vasco. Desde el buque oceanográfico español Hespérides los científicos están observando el fenómeno allí mismo.

"La Wilkins se empezó a cuartear hace al menos un año. El proceso se detuvo al llegar el invierno austral y la rotura con grietas se reinició al llegar el verano, pero los fragmentos estaban retenidos por la banquisa de hielo que hasta hace un par de semanas cerraba el mar de Belinghausen", explicó ayer desde el Hespérides (por correo electrónico) Carlos Duarte, investigador del CSIC y coordinador del proyecto Atos. "Entre el 29 de enero (inicio de la campaña) y el 14 de febrero (cuando llegamos al campo de icebergs que salen de la placa Wilkins), la banquisa de Belinghausen se ha fundido a toda velocidad, retrocediendo más de 550 kilómetros a lo largo de la península Antártica. Esto ha dado salida a los fragmentos de hielo resultantes del cuarteado de la plataforma. El proceso continuará hasta mediados de marzo, cuando aquí se vuelva a helar el mar".

El buque español 'Hespérides' observa los hielos de la plataforma Wilkins

En los últimos años se han registrado otras fracturas de enormes masas heladas en la Antártida, como la de la plataforma Larsen B, en marzo de 2002. La Wilkins esta unida a las islas Rothschild y Charcot por un delgado istmo de hielo, también cuarteado, y los expertos de todo el mundo están pendientes de que se rompa.

Los efectos del calentamiento global en las regiones polares del planeta son cada vez más obvios, no sólo en las plataformas (sobre el agua) sino también en las capas de hielo sobre tierra firme. "Las capas heladas de Groenlandia y de la Antártida se están derritiendo", ha explicado Richard Alley (Penn State University) en la reunión de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, en Chicago. Si se derritiese totalmente la capa helada de Groenlandia, el nivel del mar subirá unos siete metros, afirmó. Pero la Antártida contiene mucha más agua, y si se fundiese la subida del mar sería de casi 60 metros. "No creemos que se pierda todo el hielo antártico, ni siquiera la mayor parte", dijo Alley. "Pero puede haberse iniciado ya un proceso de fusión importante". Los estudios recientes indican que en ambas regiones se están fundiendo esas capas más rápidamente que la reposición de su masa por la acumulación de nieve.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de febrero de 2009