"Siempre quedará una mancha en el expendiente"

En los institutos andaluces hay archivadas decenas de expedientes académicos con un curioso anexo grapado: un auto del Tribunal Superior de Justicia que exime al alumno de estudiar Educación para la Ciudadanía. Estos chicos y chicas estaban hasta ahora "exentos de evaluación". A partir del pronunciamiento del Supremo, dejarán de ser legalmente objetores. Y a su expediente se grapará otra sentencia: el recurso de casación del Supremo.

El curso pasado 12 alumnos de Andalucía vieron como su objeción fue respaldada judicialmente por el TSJA. Todos los objetores en esta comunidad tenían hasta ahora una resolución administrativa negativa contra su decisión de no asistir a clase. Algunos padres ignoraron sin más esta medida y decidieron que sus hijos no estudiaran la asignatura, con lo que en su expediente figuraba un suspenso. Y otros acudieron al TSJA, que sistemáticamente les ha estado respaldando, con lo que lograban estar exentos. Tras el pronunciamiento del Supremo se vuelve al punto de partida y todos pasarían a estar suspensos.

Más información

La Consejería de Educación de Andalucía no tiene claro todavía qué les exigirá exactamente ahora a estos chicos para superar la asignatura. "Hay que esperar a leer la sentencia", señala Sebastián Cano, viceconsejero de Educación. Por su parte, Carlos Seco, el abogado y militante del PP que ha llevado muchos de los casos de objetores, deja abierta otra puerta: que directamente los alumnos objetores no se examinen de esta materia. "La ley permite obtener el título de secundaria con dos asignaturas suspensas", advierte este letrado. "Siempre quedará esa mancha en el expediente", rebate Sebastián Cano: "Los padres deberían saber que, cuanto antes se normalice la situación de sus hijos, será mejor para los alumnos. No hay que dilatarlo más".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 29 de enero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50