Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMBIOS EN LA ATENCIÓN SANITARIA

Usted podrá elegir médico a partir de julio

Se podrá acudir a cualquier especialista u hospital - Los facultativos cobrarán más si tienen más pacientes

A partir de julio de este año, usted podrá elegir su médico de familia, su pediatra, su enfermera. Y a partir de octubre, a su ginecólogo o dermatólogo del centro público de especialidades y también cualquier servicio de cualquier hospital. Así lo detalla el documento de trabajo que la Consejería de Sanidad ha presentado a sindicatos y sociedades científicas. Ya lo prometió Esperanza Aguirre en su programa electoral para las autonómicas de 2007 -"Haremos realidad la libre elección de médico y hospital"- y reapareció en el debate sobre el estado de la región del año pasado. Pero nunca se concretaba nada.

Ahora ya se trabaja con plazos. Será un cambio drástico y, en opinión de los profesionales sanitarios, traumático. Sanidad quiere aprobar en julio dos decretos que regularán sus dos proyectos estrella en sanidad de esta legislatura. Por un lado, la libre elección de médico; por otro, la supresión de las 11 áreas en que se divide actualmente la comunidad para crear una única área sanitaria.

Los servicios con más demanda recibirán más "incentivos"

Los centros publicarán sus resultados para que el paciente elija

La calidad se medirá por el tiempo de espera y la opinión de otros usuarios

Los programas informáticos costarán 10,3 millones de euros

El decreto saldrá en julio. Ya entonces se podrá elegir a los médicos, pediatras y enfermeras de primaria. El documento prevé que en ese mes la historia clínica de un paciente se pueda consultar en todos los centros de salud -ahora sólo es accesible en el asignado- mediante un sistema, conocido como AP-Madrid, que se adjudicó en julio de 2006 por 6,3 millones y que hasta ahora estaba estancado.

La atención especializada tardará un poco más. Hasta octubre no estará lista la citación centralizada, que permitirá dar hora desde cualquier centro de salud para la agenda de cualquier hospital. Y en diciembre está previsto que el ciudadano pueda acceder a una página web con información sobre los diferentes servicios de los hospitales para que pueda elegir a cuál acudir.

Dentro de un año estará previsto lo que en el plan se describe como que "el dinero sigue al paciente". A partir de enero, los centros de salud u hospitales recibirán dinero de la Administración en función de la cantidad de pacientes que vean: habrá incentivos para los servicios y profesionales más demandados por los ciudadanos.

El segundo decreto de la Consejería de Sanidad es el que más inquieta a los profesionales de la atención primaria. Prevé la desaparición de las actuales 11 áreas sanitarias, cada una con un gerente, para crear un área única para todo el sistema público de salud."El dinero sigue al paciente". Es la máxima que piensa aplicar la Consejería de Sanidad a la nueva organización. Los centros van a tener que competir entre ellos, de forma que los que se gestionen de forma más eficiente recibirán más recursos. La calidad de la gestión se medirá con "indicadores de calidad percibida", asegura el documento. Los centros tendrán que publicar su cartera y sus resultados para que el usuario pueda comparar y elegir a cuál quiere acudir. Así, los servicios con más demanda, los que consigan más clientes, serán los que reciban más incentivos.

Los hospitales se dotarán "de forma acorde a la actividad: el gasto sigue al paciente, permitiéndoles incentivar a los servicios y a los profesionales más eficientes y con mayor calidad percibida". Los contratos de gestión que recogerán este modelo presupuestario capitativo se implantarán en enero de 2010, según los cálculos del documento.

- El médico en casa no se elige. A pesar de la libre elección, que permitirá escoger cualquier médico o enfermera de la red pública, la atención domiciliaria la harán "los profesionales destinados en la zona básica de salud en la que el paciente tenga su residencia". "No se gana nada", critica el presidente de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (SoMaMFyC), Paulino Cubero. "Es lo contrario de lo que se ha hecho siempre. Cuando mi paciente se pone malo, soy yo, el médico que le conoce, el que tengo que ir a su casa, no el que ha rechazado".

- "La competencia es peligrosa". En enero de 2010 cada equipo de atención primaria firmará un contrato programa que incluirá "incentivos por gestión de recursos y adecuación de la prestación farmacéutica". Los centros de salud dejarán de depender de una gerencia de área. "Esto nos deja aislados", explica Cubero. "Si hay que suplir bajas, por ejemplo, no vamos a tener capacidad real de gestionarlo, como hace ahora la gerencia".

Cubero apunta además a lo "ilógico" de la libre elección. "En realidad ya existe desde hace 15 años. Se puede elegir médico y pediatra dentro del centro de salud". En su opinión, la libre elección no responde a una necesidad del paciente. "No lo ha pedido, porque no tiene ningún sentido vivir en Torrejón, tener el médico en Getafe y la enfermera en Móstoles". La presidenta de la Asociación Madrileña de Pediatría y Atención Primaria (Ampap), Concepción Sánchez Pina, le da la razón: "Esto no va a beneficiar a la gente, que lo que quiere es tener al médico cerca, como ahora". "Es absolutamente insensato poner patas arriba todo un sistema con el pretexto de la libre elección", critica un experto en gestión sanitaria con experiencia internacional. Tampoco está de acuerdo con la competición para conseguir más recursos: "La competencia en sanidad es peligrosa", asegura el especialista, "los centros de salud deben gestionarse con eficiencia, pero no son empresas. No deben funcionar con incentivos económicos".

- Listas de espera en la web. Los servicios de atención al paciente serán los encargados de facilitar información para que el ciudadano pueda elegir. Esa información consistirá, básicamente, en conocer los tiempos de espera asistencial y la satisfacción de los usuarios. Por ejemplo, si el médico de primaria recomienda una visita al traumatólogo, el paciente podrá preguntar qué centros le pueden dar cita para la semana siguiente y elegir entre ellos. Así, asegura el documento de la Consejería, se "mejora en la equidad, compensando las demoras entre los distintos centros".

Los centros de salud, los centros de especialidades y los hospitales tendrán que hacer públicos sus resultados. Para la cita con el especialista, la información centralizada debería estar disponible en noviembre de este año. En diciembre, el ciudadano ya podrá consultar una página web y ver desde su casa cómo están las listas de espera. En atención especializada, el documento de trabajo incluye una salvedad: "Los servicios de admisión facilitarán la libre elección de especialista dentro del servicio siempre y cuando las circunstancias de la organización de la asistencia así lo permitan".

- Un área sanitaria única. El área única que sustituirá a las 11 áreas sanitarias actuales estará dividida en zonas básicas de salud -una por centro-. La Atención Primaria, además, se estructurará en cinco direcciones asistenciales (norte, sur, suroeste, este, noroeste y centro), cada una de ellas con algo más de medio centenar de centros de salud. Al desaparecer las áreas sanitarias, cada hospital tendrá asignado mediante un contrato de gestión la población de varias de zonas básicas. A esos pacientes se sumarían quienes elijan alguno o todos de los servicios del hospital. El desmantelamiento de la estructura actual de Atención Primaria supondrá que la plantilla se reducirá en 544 profesionales, que "serán reubicados mediante un concurso de movilidad interna", según Sanidad.

- "Está en fase de estudio". Las sociedades científicas y los sindicatos profesionales rechazan el plan de la Consejería. Consideran que el calendario es precipitado, que no se está teniendo en cuenta su opinión y que los centros de salud van a quedar "aislados". "Un cambio tan radical va a generar gran confusión", pronostica la Ampap, "va a ser caótico". La desaparición de las gerencias de área preocupa a la Sociedad de Enfermería Madrileña de Atención Primaria (Semap): "La coordinación con los hospitales se resentirá gravemente y con ello la autonomía y capacidad de decisión de los profesionales y la continuidad de los cuidados de los ciudadanos". La Consejería quiso ayer restar importancia al documento, un PowerPoint que se ha utilizado para exponer a los profesionales las líneas maestras. "Está en fase de estudio. Estamos valorando distintos modelos y éste es uno de ellos", aseguraron fuentes de Sanidad.

- Diez millones de euros. Adaptar los sistemas de información de la sanidad madrileña a los cambios que se avecinan costará 10,3 millones de euros. En primer lugar, la historia clínica de todos los pacientes tiene que estar accesible desde todos los centros de salud. Sólo eso costará 3,1 millones de euros. Fuentes de la Consejería de Sanidad explicaron que estas inversiones ya estaban previstas, pero que la aprobación de los decretos "dará un impulso" a su implantación. La base central de todas las historias clínicas está ligada a la cita por Internet que anunció Aguirre durante la campaña de 2007. Han pasado casi dos años, pero sólo 16 centros de salud disponen del servicio de cita en línea. Algunos profesionales dudan de que los plazos de implantación de los sistemas informáticos sean realistas: "El calendario no me cuadra. Tengo mis dudas de que sea posible contar con las historias clínicas informatizadas en julio", asegura Joaquín Pérez Argüelles, vicecoordinador general del sindicato médico Femyts.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de enero de 2009