Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El conflicto educativo

Libros de texto para todo tipo de ideologías

Los manuales defienden posturas opuestas en las cuestiones polémicas

La seguridad vial, el Estado de derecho o la sociedad democrática no tienen tratamientos muy dispares en los libros de texto de Educación para la Ciudadanía, que las editoriales redactan a partir de los contenidos que marca el Estado más las aportaciones de las autonomías. No reciben control a priori. Se revisan si alguien denuncia contenidos inadecuados o las Administraciones actúan de oficio, cosa que hasta la fecha no ha ocurrido.

El sexo, las creencias religiosas y las emociones son los puntos calientes. En cualquier caso, cada centro adapta los contenidos a su ideario y según qué libro, el aborto puede ser un atentado "contra las personas más indefensas" o una realidad regulada por ley, aunque la mayoría aborda las cuestiones más polémicas de forma inofensiva que puede ser aceptadas por todas las sensibilidades.

» La religión. La sensación de algunos católicos de que sufren persecución en la España democrática está reflejada en el manual de la editorial Casals: "A veces se interpreta la no confesionalidad del Estado como una prohibición de la religión en la vida pública [...] Esta interpretación hace que a menudo las opiniones de los creyentes sean menospreciadas bajo el pretexto de que responden a convicciones religiosas y, por tanto, no tienen cabida en una sociedad laica. La marginación de la voz de los creyentes es injusta y poco democrática y favorece una imposición ideológica por parte del Estado".

En las antípodas, el filósofo Fernando Savater (Laberinto) advierte a los jóvenes ante "dos de los peores y más frecuentes sectarismos de nuestro espectro político: el clericalismo, por lo general apoyado electoralmente por la derecha, y el nacionalismo, apoyado también por lo general electoralmente por la izquierda".

» El aborto. Según el texto de Casals, "la vida de una persona empieza nueve meses antes de su nacimiento: por eso el aborto y la experimentación con embriones atenta contra las personas más indefensas, negándoles la condición de seres humanos con derecho a la vida".

Ciudadanía se ha introducido en 5º o 6º de primaria, 2º ó 3º de ESO, y ha ampliado contenidos de materias que ya existían: Ética de 4º de ESO y Filosofía de 1º de bachillerato. En el texto de Educación Ético-cívica, Casals llega a incluir la interrupción voluntaria del embarazo en el capítulo de Violaciones de los Derechos Humanos, bajo el epígrafe de Atentados contra la vida: "El aborto es [...] una vulneración del primer derecho humano fundamental". El resto apenas lo menciona.

» La familia. El manual de Algaida enumera siete tipos distintos de familia, y los coloca al mismo nivel, entre ellos, la monoparental o la reconstituida: los valores "de cariño, confianza y respeto" se dan "independientemente del tipo de familia". Sin embargo, los textos más conservadores reivindican la familia sólo como "la unión de un hombre con una mujer abierta a la procreación". Y añaden: "A cualquier relación la llamamos familia. No son una auténtica familia las parejas de hecho homosexuales; son uniones de hecho respetables, pero no son matrimonio".

» La homosexualidad. En el manual de la editorial Octaedro se encuentran capítulos dedicados a estudiar la realidad social y afectiva de los homosexuales. También insiste en que los adolescentes, independientemente de su condición sexual, se protejan del sida y de los embarazos no deseados con el uso de anticonceptivos. "El amor no tiene sexo, nos enamoramos de la persona". Equipara la persecución de los homosexuales con la de los judíos por parte de los nazis.

» El género. "El término género hace referencia a una construcción cultural y, como todo lo cultural, puede ser modificado. Queda claro, pues, que la diferencia en las relaciones de género no es algo natural ni biológico, sino aprendida y, muy a menudo, impuesta", dice el libro de Algaida, que incluye también un vigoroso repaso a la historia del movimiento feminista. Laberinto y Santillana previenen contra los "estereotipos".

Dice Casals: "La mujer ha sido siempre la que ha transmitido los sentimientos, el mundo de la afectividad... La madre humaniza la familia. Es ella el cemento de unión. La ternura es el ungüento del amor".

» El amor. El filósofo José Antonio Marina, autor del manual de SM, incluye entre los grados del enamoramiento aquel en el que "se echa mucho en falta a otra persona cuando está lejos, pero no la aguantamos de cerca, o nos aburrirnos con ella".

Por el contrario, Casals es de nuevo, más rotundo: "La palabra amor está falsificada en la actualidad debido al abuso, la manipulación y la adulteración", asegura el psiquiatra Enrique Rojas, autor del texto. "Hay que impedir a toda costa —todavía estamos a tiempo— que este término se trivialice y entre a formar parte del materialismo imperante".

» El sexo. Mientras Laberinto se esfuerza en diferenciar entre sexo y sexualidad, Octaedro entiende que la sexualidad con el fin de la procreación —que exaltan los manuales conservadores— es una "interpretación restrictiva" y que las relaciones sexuales son "una forma de expresar afecto y canalizar el deseo de placer". Este mismo libro recuerda que los católicos condenan el sexo prematrimonial, el extramatrimonial y la masturbación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 2009