Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La nueva Casa Blanca

El Pentágono reduce sus objetivos en Afganistán

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, anunció ayer que la nueva Administración se centrará en combatir a los talibanes y al terrorismo de Al Qaeda en Afganistán sin marcarse el objetivo de crear una nación próspera y democrática. "No tenemos tiempo, paciencia ni dinero para ello, sinceramente", dijo. Con el objetivo de reforzar la misión militar, Gates adelantó que el Pentágono podría destinar a este país tres nuevas brigadas (3.500 soldados) antes del otoño.

Si su anterior jefe, George W. Bush, desarrolló un ambicioso plan para exportar la democracia a naciones que albergaban terroristas, como Irak y Afganistán, Gates admitió que es una misión imposible pretender transformar este país, castigado por la guerra y la corrupción, en un "remanso de paz en Asia Central". "Perderemos en ese cometido", dijo en su primera comparecencia ante el Comité de Servicios Armados del Senado como secretario de Defensa de Barack Obama. Gates es el único alto cargo de la Administración de Bush que sigue en su puesto.

El senador por Arizona John McCain le recordó la falta de apoyos con que cuenta EE UU en la sociedad afgana: "No hay ningún cambio como el ocurrido en Irak en los últimos meses. (...) Es una situación extremadamente compleja", dijo McCain.

Un grupo de mandos militares está preparando un plan de salida de Irak que pueda cumplir la promesa de Obama de que EE UU saldría del país árabe en un plazo de 16 meses. Gates aclaró que gracias a este plan no se necesitarán tropas extra para la escalada militar que se prevé en Afganistán, ya que bastará con las que se retiren de Irak.

Gates aclaró que el Pentágono proseguirá con los ataques realizados desde aviones no tripulados en las zonas tribales del norte de Pakistán. EE UU sostiene que en las zonas montañosas próximas a la ciudad de Peshawar se han refugiado numerosos militantes de Al Qaeda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 2009