Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El cine como arma de cambio

Roberto Castón defiende con su película 'Ander' la normalización gay - El director critica el uso de estereotipos homosexuales

Roberto Castón (A Coruña, 1973) se cala su inseparable gorra y se coloca la sudadera de Zinegoak 09, el Festival Internacional de Cine Gay-Lesbo-Trans de Bilbao, antes de posar para las fotos. "Después de cinco festivales ya no hay que explicar qué es Zinegoak", dice Castón, director del certamen,mientras trata de que se vea la leyenda que la prenda luce a la espalda. "Es un festival de temática gay, lesbiana y transexual, en el que caben todos los géneros".

Castón se prepara para inaugurar el festival el próximo viernes con el estreno de su primer largometraje Ander, en el que aborda una historia de amor entre dos hombres, en un entorno rural y contada en euskera. En Ander un baserritarra se enamora de un inmigrante peruano al que contrata para trabajar en su caserío.

"Zinegoak es un festival de temática gay en el que caben todos los géneros"

"Muchas comedias son perjudiciales, recargan los estereotipos"

Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Santiago de Compostela, Castón es un apasionado del cine desde que descubrió las películas de Kievlosky y de Peter Greenaway. "De la filología al cine el salto no es muy grande. Es pasar del uso de la palabra, al uso de la palabra y de la imagen para contar cosas", resume.

Sus clases de español en Lisboa le permitieron costearse los estudios de dirección de cine en Barcelona cuando ya había cumplido los 25 años. Su proyecto de fin de carrera fue el cortometraje Maricón. El siguiente paso para entrar a tiempo completo en el mundo del cine fue recibir de la asociación gay Hegoak el encargo de organizar un festival de cine. De las 3.000 personas que acudieron en 2003 a Zinegoak han pasado a unas previsiones que rondan las 10.000 para esta edición, con un programa qeu suma más de un centenar de películas, en su mayoría difíciles de ver en los circuitos comerciales.

Castón lamenta la forma en la que muchas películas abordan las relaciones homosexuales. "Muchas comedias, sobre todo, son perjudiales, recargan los estereotipos, o son tan políticamente correctas que no sirven para avanzar", incide. No son éstas las obras que selecciona para Zinegoak. "El festival ofrece cine que se convierte en instrumento de normalización de la vida de gays, lesbianas y transexuales, y de sus derechos. Hacer normalización es hacer política, y el cine es una manera diferente de hacer política. Las películas son capaces de cambiar el pensamiento, sobre todo en los jóvenes".

Castón contó con 500.000 euros para realizar Ander, dinero que fue aportado en su mayor parte por Berdindu, el servicio de apoyo a gays y lesbianas del Gobierno vasco. "Fue un regalo; un regalo un poco envenenado porque podía salir muy mal", apunta entre carcajadas. ¿Y hasta cuándo hará falta un festival que impulse la normalización? "Sinceramente, muchos años. Estamos mejor, pero no tan bien como parece", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de enero de 2009