Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caja Madrid acatará la ley de Aguirre pero sólo tras el proceso electoral

El PSOE perdería representación con los cambios legales de la presidenta regional

Acción y reacción. A cada paso que da la Comunidad de Madrid sobre Caja Madrid, le sigue inmediatamente la contrarréplica de la entidad presidida por Miguel Blesa, sumida en un convulso proceso electoral. Caja Madrid celebra hoy un consejo de administración extraordinario con un único punto en el orden del día: ordenar que la comisión de control se reúna, también de forma extraordinaria, y decida la continuidad o no de su actual presidente, Pablo Abejas.

Según fuentes de la entidad, la votación que se celebrará hoy no presentará problemas y marcará el final de Abejas en la comisión de control de la caja, un órgano esencial en la batalla que se libra en la entidad. De hecho, ya existe un candidato de relevo, que será Fernando Serrano, actualmente vocal de la comisión de control, defensor del contribuyente del Ayuntamiento de Madrid (presidido por Alberto Ruiz Gallardón), y profesor de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad Complutense de Madrid.

Previsiblemente, la comisión de control se reunirá el próximo jueves y, en esa misma sesión, ordenará la puesta en marcha de los trámites electorales que bloqueados hasta ahora por Abejas.

De esta forma, se neutralizará el último intento de Esperanza Aguirre, presidenta del Gobierno de la Comunidad de Madrid, para frenar el proceso electoral de Caja Madrid. La razón es que Aguirre quiere que las elecciones en la entidad, en las que se juega la reelección de Blesa como presidente, se realicen según las reformas publicadas en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid el 31 de diciembre pasado. De esta manera, Blesa tendría muy difícil su reelección al frente de la entidad financiera.

Fuentes de Caja Madrid comentan que la estrategia de la entidad es acatar, con relativa diligencia, todas las reformas de Aguirre. Por eso, modificarán los estatutos de la caja y los someterán al visto bueno de la consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, en la entidad están convencidos de que, por mucha prisa que quiera tener la Comunidad de Madrid, "el proceso electoral comenzó el 20 de octubre pasado según la ley de 2003 y desde entonces ya se han dado pasos legales irreversibles, por lo que ninguna reforma posterior puede alterar sus reglas".

La entidad descarta entrar en una guerra de recursos legales y dice que mantiene un escrupuloso "respeto a la legalidad". No obstante, esta actitud no impide que otras instituciones que se puedan sentir perjudicadas, como es el caso de los ayuntamientos, que han visto cómo se reduce su representación en la caja de ahorros, puedan iniciar trámites contra el texto de Esperanza Aguirre. Además de algunos ayuntamientos, como el de Madrid, el nuevo texto legal reduce la representación del PSOE en favor del PP, según un estudio previo. Así, en la Asamblea de Madrid, con la ley del año 2003, el PP tiene 20 representantes y subiría a 30 (ver cuadro). El PSOE, por su parte, perdería dos. En las corporaciones municipales, el PP perdería cinco representantes, pero su rival se quedaría sin nueve.

Además de todo esto, quedaría todavía por calcular los representantes por parte de los impositores y entidades representativas pero, en medios financieros, se da prácticamente por seguro que el PP quedaría con una fuerte capacidad de control sobre Caja Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de enero de 2009