Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Caos en el transporte aéreo

La nieve afecta a aeropuertos europeos y de Estados Unidos

Si bien los expertos calculan que un aeropuerto bien preparado puede funcionar bajo temperaturas entre los - 50 y los 50 grados centígrados, lo cierto es que en ocasiones la nieve y el hielo obligan a suspender el tráfico. Así sucedió el 5 de enero en Düsseldorf (Alemania), informa Juan Gómez, cuyo aeropuerto internacional suspendió el tráfico durante tres horas. En este caso, no se aplicó el socorrido "mal de muchos..." Los graves problemas de Barajas en las últimas semanas han llamado la atención de los medios alemanes, en los que han aparecido crónicas muy duras sobre lo que el diario Süddeutsche Zeitung llamó "días del caos" en el aeropuerto madrileño.

También EE UU, informa Sandro Pozzi, vivió en la víspera de la Navidad una situación complicada en sus aeropuertos, con un temporal que barrió todo el noreste del país con nevadas de hasta 20 centímetros de espesor. Detroit, Newark, JFK, La Guardia, Filadelfia y Chicago, de gran intensidad de tráfico, sufrieron las consecuencias con retrasos de hasta cinco horas y media, que obligaron a realizar centenares de cancelaciones. Sin embargo, y en contra de lo que dijo ayer la ministra Magdalena Álvarez, ninguno de los tres aeropuertos de Nueva York suspendió su actividad.

El único gran aeropuerto que se vio obligado a cerrar temporalmente fue el General Mitchell Internacional, en Milwaukee, para retirar la nieve acumulada en pista. Las aerolíneas alertaron a los viajeros a través de sus portales en Internet de los problemas que podrían afrontar debido a las fuertes nevadas, y les ofrecieron la posibilidad de cambiar sus vuelos.

En EE UU, en general, los aeropuertos están listos para operar en condiciones de nieve. Este fin de semana, la región vuelve a afrontar un doble frente, no tan intenso. A medio día de ayer, todos los aeropuertos operaban con normalidad (retrasos inferiores a los 15 minutos) tras las nevadas del sábado. El 45% de los retrasos en invierno suelen deberse al mal tiempo, según la agencia que supervisa el transporte aéreo.

Francia también está sufriendo una incómoda ola de frío. El lunes por la mañana nevó en París, lo que acarreó retrasos y cancelaciones en los aeropuertos de Roissy y Orly. Al final, cerca de 1.500 pasajeros que partían ese día desde la capital francesa tuvieron que pasar la noche en hoteles o en los pasillos del aeropuerto. Sin embargo, lo peor estaba por llegar. El jueves, informa Antonio Jiménez Barca, el aeropuerto de Toulouse cerró todo el día, desde la madrugada a las seis de la tarde. Un día antes, el miércoles, una impresionante nevada paralizó Marsella. Su aeropuerto cerró desde el miércoles por la noche hasta el viernes por la mañana. El primer ministro, François Fillon, reconoció "deficiencias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de enero de 2009