Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno subirá más los ingresos de las comunidades más dinámicas

Quedan por conocer los números, lo que no es poca cosa. Pero la ronda del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con los presidentes autonómicos en La Moncloa -iniciada el pasado 20 de diciembre con los de la Generalitat catalana, José Montilla y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y finalizada esta semana con el de Baleares, Francesc Antich- ha servido tanto para despejar las líneas generales del nuevo modelo de financiación autonómica que propone el Ejecutivo como para conocer las reacciones de los dirigentes de cada comunidad, en general favorables a la oferta, lo que no es un éxito pequeño. La semana que viene, se conocerán las cifras que han reclamado todos los implicados.

Amplio apoyo al nuevo modelo, que compensa a las autonomías 'pobres'

- Corregir población. El nuevo modelo de financiación autonómica, que modificará el vigente pactado por unanimidad en 2001 por el Gobierno de José María Aznar con todas las comunidades autónomas, trata de alcanzar un difícil equilibrio entre los territorios: corregir la pérdida de posiciones de las autonomías más dinámicas (es decir, que después de contribuir a la solidaridad no se queden con una renta disponible por habitante menor que la de las comunidades a las que ayudan). El crecimiento de población en estos siete años de las comunidades más ricas no se ha visto compensado financieramente, por la ausencia de elasticidad del actual modelo. Es el caso, sobre todo, de comunidades como Baleares, Madrid, Cataluña. Comunidad Valenciana y Murcia, y en menor medida, de Castilla La Mancha, La Rioja y Aragón.

- Más ingresos para todos. Pero, a la par, el nuevo sistema pretende que ninguna comunidad autónoma pierda posiciones respecto al modelo vigente. Para ello, el Gobierno pondrá sobre la mesa más recursos que ayuden a todas las comunidades autónomas a rebajar su déficit, acentuado con la crisis económica y financiera, que afecta en un 70% a servicios básicos como la educación y la sanidad. También aumentará la cesión de impuestos a las comunidades, del 70% en 2006 al 90%, ahora, de acuerdo con las cifras previstas en el Estatuto de Cataluña: IRPF (pasa del 33% al 50%); IVA (del 35% al 50%) e impuestos especiales (del 40% al 58%).

- Fondos de equilibrio. Paralelamente, ha introducido varios fondos para garantizar el equilibrio del sistema. Antes de la ronda de Zapatero con los presidentes autonómicos ya se conocía que las comunidades que obtuvieran una menor financiación per cápita -Baleares, Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia y Cataluña- se verían compensadas para reducir su diferencia con las demás. También se conocía la existencia de otro fondo compensatorio para las comunidades con menor renta per cápita, que afecta a Andalucía, Canarias, Galicia, Extremadura, Castilla La Mancha y Castilla y León.

En mitad de la ronda, Zapatero dio a conocer la existencia de otro fondo más para compensar a las comunidades que se quedaban en tierra de nadie al no beneficiarse, como las más dinámicas, por tener un aumento de población inferior a la media y tampoco, como las más pobres, por disponer de una renta per cápita algo superior a la media. Es el caso de Asturias, Castilla y León y Extremadura, afectadas por el envejecimiento de la población en unos casos y, en otros, por la dispersión de la población y su menor densidad. La Moncloa ha adoptado estas medidas en el nuevo modelo, según han explicado sus portavoces, para adaptarlo a la pluralidad del Estado de las autonomías y evitar el automatismo del modelo anterior, vigente desde 2001.

- Servicios básicos. En el modelo vigente hay tres bloques de financiación: materias comunes, donde está la educación, y en las que se pondera población, superficie, dispersión e insularidad; servicios sociales, donde sólo pondera el envejecimiento; y sanidad, donde pondera población, envejecimiento e insularidad.

El nuevo modelo propone un bloque con educación, sanidad y servicios sociales, los servicios públicos fundamentales, ponderando todas las variables (población, dispersión, envejecimiento, insularidad, superficie, densidad) y en otro bloque las restantes competencias comunes, como justicia, sólo ponderada por población. Se trata de aproximar la financiación al coste efectivo de los servicios, según fuentes socialistas.

- Reacciones políticas. Las reacciones de los presidentes autonómicos, incluidas las de la mayoría de los de las comunidades gobernadas por el PP, han sido favorables a las propuestas que Zapatero les ha hecho personalmente -en un gesto inusual- sobre el nuevo modelo. Pese a las reservas existentes hasta conocer las cifras, Zapatero ha vaticinado un próximo acuerdo.

La crisis económica y financiera, que ha afectado a las comunidades autónomas, que ahora están necesitadas de recursos para paliar sus déficits, es un factor que juega a favor del acuerdo entre las comunidades y el Gobierno, que retrasó esta negociación dos veces: en agosto y noviembre. Ha sido clave para estas expectativas de acuerdo que las tres comunidades más importantes del PP -Madrid, Castilla y León y Comunidad Valenciana- hayan acogido favorablemente el nuevo modelo. En una semana, Economía dará a conocer las cifras y realizará una última ronda, antes de que el Consejo de Política Fiscal y Financiera apruebe el modelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de enero de 2009