El Consell adelantará un año la prueba oral de inglés a los estudiantes

El Gobierno la prevé en 2012 para entrar a la universidad

El fracasado intento de la Generalitat de imponer el inglés a través de la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía bajo el disfraz de "apuesta por una enseñanza multilingüe" -que ha sido rechazado en el primer trimestre lectivo por padres, alumnos, directores e inspectores, y ha obligado a dar marcha atrás a este empecinamiento de traducir los contenidos- ha forzado a la Administración de Francisco Camps a cambiar toda la "propaganda" y la "cartelería" institucionales utilizada en su Citizenship por un plan más realista, que logre la integración de las dos lenguas oficiales y una lengua extranjera en el sistema educativo.

Y como los plazos son cortos, porque el Estado acaba de aprobar un decreto que en junio de 2012 obligará a todos los alumnos a superar una prueba de inglés para acceder a la universidad, la Consejería de Educación se ha puesto las pilas y trabaja en un plan de choque que frene el "suspenso general" del sistema educativo valenciano en idiomas en un tiempo récord de solo dos cursos, que contempla una prueba oral de inglés en 2011, un año antes que el examen previsto por el ministerio.

Se trata de uno de los aspectos de la propuesta que el consejero Alejandro Font de Mora tendrá que negociar los próximos meses con la Plataforma per l'Ensenyament Públic.El plan incluye la contratación de 300 maestros de inglés prevista en los Presupuestos de 2009 para introducir el idioma desde abajo, en niños de 4 y 5 años, además de un plan de formación lingüístico técnico de todo el profesorado no universitario a medio y largo plazo (reciclaje, formación permanente, cursos y estancias en el extranjero y convenios con instituciones académicas inglesas) que culminará con la obtención de un "certificado de doble capacitación" en valenciano e inglés. Es decir, extender el multilingüismo a partir del modelo de enseñanza bilingüe de las dos lenguas cooficiales, que se aprobó hace 25 años con la Llei d'Ús i Ensenyament del Valencià, pero que no se ha desarrollado adecuadamente debido a la falta de catalogación de las plazas docentes en la etapa de Secundaria.

La consejería contempla, pues, la inmediata catalogación de los puestos docentes tanto de valenciano como de inglés. Este fue parte del compromiso adquirido por el consejero Alejandro Font en el paquete de los 13 temas que serán negociados a partir del 15 de enero con los distintos miembros que integran la Plataforma per l'Ensenyament Públic, tras un trimestre entero de presiones, movilizaciones y encierros en todos los institutos que se saldó con la suspensión de la obligatoriedad de dar Educación para la Ciudadanía en inglés.

El documento Bases para un futuro modelo plurilingüe en el sistema educativo valenciano, al que ha tenido acceso EL PAÍS, es el punto de partida que el consejero Font de Mora ha puesto sobre la mesa para negociar con sindicatos, confederaciones de padres y alumnos, directores y la Federació Escola Valenciana, que lleva 20 años implantando programas de inmersión lingüística en los centros educativos.

De acordarse este modelo, la consejería destinará inicialmente un presupuesto de 7 millones de euros en la implantar el plan, la formación, los materiales didácticos y los recursos informáticos.

Su puesta en marcha comenzará en 2009 en todos los centros de Infantil y de forma "experimental" en una veintena de institutos de ESO. La intención es que, elaborada la normativa para que los centros se acojan individualmente al modelo trilingüe, esté a pleno rendimiento en el curso 2010-2011 y se pueda hacer la primera evaluación del alumnado en junio de ese año. Justo antes de que entre en vigor la nueva Selectividad del Ministerio de Educación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de enero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50