Reportaje:

Bocados españoles en Hollywood

Diseñado por Philippe Starck, Bazaar es el nuevo restaurante de José Andrés

Bocado a bocado. Ese es el deseo de José Andrés, enseñar a comer a las estrellas de Hollywood con cada bocado. A las estrellas y a los que se dejen. Tras tener los estómagos de la costa este de Estados Unidos bajo control con siete restaurantes en el área de Washington, el chef asturiano de 39 años ha dado comienzo a la conquista del otro extremo del país con su primer restaurante en Beverly Hills, Bazaar.

"Gran sabor, diseño y comida", resume el diario Los Angeles Times, mientras que MyLastBite.com se relame con las aceitunas Ferran Adrià, las croquetas de pollo o la ensalada César organizada con huevo de perdiz y queso parmesano, "platos que pediría una y otra vez", añade sin pudor. El nuevo restaurante, que forma parte del hotel de lujo SLS de la cadena Starwood (un proyecto valorado en 165 millones de euros), ha sido recibido como un placer tanto para la vista como para el paladar.

"Gran sabor, diseño y comida", resume el diario 'Los Angeles Times'

Diseñado por Philippe Starck, Bazaar ocupa toda la planta baja del hotel, más de mil metros cuadrados con aire caótico en su decoración pero perfectamente organizado en dos áreas de tapas (rojo para las tradicionales y blanco para las contemporáneas), el bar Centro, situado como corresponde a su nombre, y La Pâtissserie o bar de postres expuestos como si fueran joyas en una joyería. Una presentación de lujo para un menú donde las tapas rondan entre los 5 y 11,4 euros. Se recomienda tomar al menos un par de platos de cada tapa por mesa y es posible pedir tanto del menú rojo o del blanco desde cualquiera de los ambientes del restaurante. Bazaar también ofrece un menú degustación de tapas por 46,5 euros por cabeza.

De momento no hay queja alguna. En una ciudad obsesionada con guardar la línea, la tarrina de foie gras con incrustaciones de maíz y envuelta en algodón dulce es el bocado perfecto. O los filetes extra finos con queso con los pinchos de sandía. Pero José Andrés también tira en el menú de sus ingredientes preferidos: pimientos de Padrón, queso de tetilla, anchoas o jamón ibérico pata negra.

Bazaar es la última victoria culinaria de un chef que hace quince años puso en marcha la revolución gastronómica española en Estados Unidos (www.thinkfoodgroup.com). Una invasión que cuenta con refuerzos porque la inauguración del nuevo restaurante viene acompañada de la publicación de su tercer libro de cocina en el país, Made in Spain: spanish dishes for the american kitchen, y del último episodio de la segunda temporada del programa televisivo de cocina Made in Spain.

Y con más planes, porque la cadena SLS que lleva el empresario Sam Nazarian tiene intenciones de extender su presencia a Las Vegas, Miami y otras ciudades con ganas de probar las ostras al aire de limón o el salmón tartare ahumado, otros de los platos de este menú deconstruido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de diciembre de 2008.