Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:HAMID KARZAI | Presidente de Afganistán

"Sólo necesitamos más tropas extranjeras para controlar la frontera paquistaní"

Presidente de Afganistán gracias al apoyo de Estados Unidos, Hamid Karzai, de 51 años, reacciona con acritud ante las críticas que Barack Obama le hizo durante la pasada campaña electoral, arremete contra algunas operaciones estadounidenses en su país y llama a concentrar en el vecino Pakistán la actividad militar internacional contra los talibanes.

Pregunta. ¿Qué le parece que [el entonces candidato presidencial Obama] dijera de usted que es débil y pasa demasiado tiempo en un búnker?

Respuesta. ¿Un búnker? Estamos en una trinchera, y nuestros aliados están con nosotros en la trinchera. En 2002 nos encontramos en una colina elevada, tras un éxito glorioso [después de expulsar a los talibanes tras el 11-S], con el pleno respaldo del pueblo afgano... Y los talibanes y Al Qaeda fueron derrotados sin lucha alguna, sobre todo en el sur de Afganistán. Ahora debemos volver la vista atrás y averiguar por qué estamos en una trinchera o, si usted prefiere llamarlo así, un búnker. Miles de talibanes regresaron a sus hogares. Las fuerzas de la coalición empezaron a utilizar matones, fueron a las casas de cientos de ancianos y gente del pueblo y los asustaron hasta hacerlos salir huyendo. Me sorprende que el pueblo afgano siga confiando tanto en lo que estamos haciendo. Me sorprende que la gente, después de haber sufrido muchos, muchos bombardeos, de que hayan muerto sus hijos y sus familias, siga viéndome como su presidente... Y podemos salir fácilmente del búnker si empezamos a rectificar nuestra conducta. La comunidad internacional debe rectificar su conducta y el Gobierno afgano debe empezar a recibir ayuda para hacer más cosas. Llevamos años diciendo que necesitamos concentrarnos en los santuarios [de los insurgentes]. Nos han ignorado. Llevo años diciendo que la guerra contra el terrorismo no debía llevarse a cabo en Afganistán, sino en los campos de entrenamiento. En vez de ir allí, la coalición se dedicó a invadir las aldeas afganas, irrumpir en los hogares y... cometiendo ejecuciones extrajudiciales. Si continúa esta conducta, la guerra contra el terrorismo acabará en una derrota ignominiosa.

"Me sorprende que la gente siga viéndome como su presidente tras tantos ataques"

"La coalición ha hecho ejecuciones extrajudiciales en nuestro país"

P. ¿La coalición contrató a matones?

R. Contrataron a matones... matones, o caudillos o lo que fuera. Crearon milicias con esos individuos y los enviaron a registrar los hogares, a detener a la gente e intimidarla. Llevamos siete años tratando de decirles que es un error. Esto tiene que terminarse si queremos tener éxito. Sólo entonces podremos construir el Gobierno afgano. Si Afganistán es un país soberano, si Afganistán tiene un Gobierno elegido, si tiene una Constitución, si tiene leyes, y si tenemos el lema de fortalecer la democracia y las instituciones afganas, entonces es preciso respetar la soberanía afgana y las leyes afganas, y no violarlas hasta el extremo que se está haciendo hoy. Por eso, mi ruego a la comunidad internacional y al Gobierno estadounidense —y voy a decírselo en persona, ya hemos enviado documentos e informes al respecto— es que queremos sentarnos a reelaborar el mapa de las relaciones; nosotros asumiremos la responsabilidad de lo que no ha funcionado en mi Gobierno, sea la corrupción, sea la droga, sea la ineficacia, pero estamos decididos a mejorar y me gustaría que la comunidad internacional también se comprometa en serio a respetar la soberanía y las leyes afganas y lleve a cabo la guerra contra el terrorismo con los instrumentos adecuados.

P. Pero Occidente habla ahora de poner en marcha algún tipo de movimiento como el de los Hijos de Irak [árabes suníes que combaten en Irak al servicio del Gobierno] en Afganistán, que haría precisamente eso de lo que habla usted, dar poder a los grupos tribales.

R. Eso es una equivocación. Si volvemos a crear milicias, arruinaremos del todo este país. Llevo mucho tiempo hablando de crear una fuerza de policía como es debido. Y he hablado mucho de la necesidad de recobrar la confianza de las comunidades, es decir, dejar de acosarlas, dejar de irrumpir en sus hogares, dejar de detener a la gente al azar y dejar de bombardear aldeas. Cuando eso ocurra, empezaremos el proceso de recuperación, de darles la confianza que necesitan y lograr que cooperen con nosotros, como hicieron en 2002. Los talibanes acabaron derrotados con la ayuda de la gente a la que ahora atacan las fuerzas de la coalición.

P. ¿En qué medida ayudará el envío de más tropas a resolver los problemas en Afganistán?

R. Enviar más tropas a las ciudades afganas, a las aldeas afganas, no resolverá nada. Enviar más tropas para controlar la frontera [paquistaní] sí tiene sentido. Enviar más tropas para ayudar a los afganos a recobrar los territorios que teníamos y que, por una serie de errores terribles, perdimos a manos de los talibanes, tiene sentido. Ahí es donde necesito ayuda. No necesito ayuda en ningún otro sitio.

P. Está previsto que se celebren elecciones presidenciales en 2009. ¿Piensa presentarse?

R. No pensaba, pero ahora estoy decidido a hacerlo, porque he ganado mucha experiencia, porque tengo una relación con la comunidad internacional basada en la sinceridad y digo las verdades difíciles que a veces nos molestan pero nos convienen, como una dosis de medicina amarga. Porque he alzado mi voz para proteger al pueblo afgano, y el pueblo afgano debe seguir contando con ese servicio. Porque estoy comprometido a tener un Afganistán que no sea una carga para la comunidad internacional, porque si la comunidad internacional triunfa en Afganistán, Afganistán vivirá mejor, y eso es lo que quiero ofrecer al pueblo afgano.

P. ¿Hay un plazo límite para que las tropas extranjeras se vayan de Afganistán?

R. No existe ningún plazo. Queremos tener tiempo para triunfar, no marcar un plazo para irse. Queremos tiempo para cumplir la misión. Y cumplir la misión es derrotar el terrorismo y lograr un Afganistán próspero, pacífico y democrático.

P. ¿Cree que su vecino, Pakistán, se está tomando en serio la guerra contra el terrorismo?

R. El presidente Zardari sí, sin duda; no cabe la menor duda de eso. Y confío en que su Gobierno lo consiga... Tengo plena fe en él y sus intenciones. Ha sufrido una tremenda pérdida personal a manos del terrorismo [el asesinato de su esposa, la ex primera ministra Benazir Bhutto, hace un año], así que estoy seguro de que actuará como es debido.

P. ¿En qué situación están en estos momentos las negociaciones con los talibanes?

R. Me gustaría mucho negociar con ellos. Pero no sé cómo dirigirme a ellos. No sé dónde encontrarlos. Puedo encontrar a los talibanes paquistaníes... pero no sé dónde encontrar a los talibanes afganos.

© Global Viewpoint. Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de diciembre de 2008