Análisis:EL ACENTO
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

El zapatero prodigioso

El reciente episodio en el que un joven iraquí, Muntader al Zaidi, le arrojó los dos zapatos al presidente de EE UU, George Bush, en su conferencia de prensa de despedida en Bagdad ha resultado una inesperada bonanza para un zapatero turco que asegura ser el creador del formato.

Ramazan Baydan, dueño de la Compañía de Zapatos Baydan, de Estambul, afirma que ese tipo de zapato de cuero oxford lo diseñó él personalmente hace 10 años, llamándolo entonces Modelo Ducati 271. Pero ahora duda entre rebautizarlo Zapato Bush o Bush, adiós, adiós, tal es la conmoción generada en el mercado.

Baydan ha contratado ya a un centenar de obreros más para atender una demanda extra de 300.000 pares, cuando su producción en 2007 fue de 19.000 pares, que se vendían al por menor a unos 30 euros. Sólo desde Irak le han pedido 120.000 pares; una firma europea se ha comprometido a distribuir casi 100.000; y de Estados Unidos solicitan otros 18.000, mientras crece el interés, en especial en mercados de países de religión islámica.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Cuando vio que los borceguíes volaban, certeramente apuntados a la cabeza del todavía ocupante de la Casa Blanca y que éste sólo pudo esquivarlos por una exhibición de sorprendente agilidad, el prodigioso zapatero turco dijo que los reconoció por lo ligeros que eran, aunque le sorprendió, dijo con algún humor, que "fueran tan aerodinámicos", pese a su macizo diseño.

El lanzador de zapatos, que se halla en prisión, aunque ni Bush ni su anfitrión, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, han presentado cargos por el incidente, puede ser condenado de oficio. Pero parece bastante improbable que la sangre llegue al río porque Muntader al Zaidi se ha convertido en héroe para un país exangüe, del que el Ejército de Estados Unidos ha tratado de extirpar una lacra que nunca conoció: el terrorismo internacional, y que hoy es sólo la carcasa de lo que fue una próspera nación petrolera, bien que, al mismo tiempo, una cruel dictadura.

El creador del zapato-misil es posible que esté rogando hoy porque la moda del modelo Bush dure tanto al menos como en Occidente la canción del verano.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS