Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sargadelos rechaza la oferta de la Xunta por las acciones del IGI

Las negociaciones para crear la fundación se hayan en punto muerto

El Grupo Sargadelos ha rechazado la oferta de la Xunta por las acciones que posee en el Instituto Galego de Información (IGI). El paquete accionarial, que asciende al 75% de la propiedad de la sociedad anónima Instituto Galego de Información, es la clave del proyecto de la Consellería de Presidencia para crear una fundación presidida por Isaac Díaz Pardo. El propio conselleiro, José Luis Méndez Romeu, anunciaba, durante el nombramiento de Díaz Pardo como hijo predilecto de la villa de Rianxo el pasado ocho de noviembre, la constitución de "la Fundación Seminario de Estudos Galegos".

El núcleo de la negociación entre Presidencia y Sargadelos se encuentra en la sociedad que rige el IGI. El edificio, situado en el barrio compostelano de San Marcos, funcionaría como sede de la futura fundación. Pero, para ello, la Xunta debe adquirir la propiedad de la mayoría de las acciones, en manos de Sargadelos. Hace unos meses, el departamento que dirige Méndez Romeu, encargado por orden directa de Emilio Pérez Touriño de solucionar el conflicto de Díaz Pardo, designó a la empresa Gesgal Asesores para tasar el valor de las participaciones de Sargadelos en la sociedad del IGI.

A partir de los datos recabados por la auditoría de Gesgal, la Consellería de Presidencia realizó una oferta a la dirección del grupo Sargadelos, que distribuye sus valores en el IGI, S. A. a través de Sargadelos y de O Castro. Según fuentes del accionariado del grupo, la cifra ascendía a más de cuarenta millones de euros. La cantidad incluye el pago de las deudas de la sociedad del IGI.

Tras reunir a las asambleas de accionistas de ambas empresas, el Grupo ha respondido con una negativa a la Xunta. Los socios instan, en las actas emanadas, a seguir negociando con la Xunta o con "otros posibles compradores". La Consellería de Presidencia ha recibido una contraoferta desde Sargadelos. La cuantía del movimiento no se ha hecho pública.

El de consejero delegado del Instituto Galego de Información es el último puesto conservado por Isaac Díaz Pardo en el entramado de empresas que conforman el Grupo Sargadelos. Después de que, en 2004, una alianza de socios lo desplazase de sus cargos en la dirección de Cerámicas O Castro y Sargadelos, el refundador, junto a Luís Seoane en 1963, de la factoría, se había quedado al frente del IGI. Además de lugar de residencia de Díaz Pardo, el emblemático edificio de San Marcos, de 10.000 metros cuadrados e inicialmente planeado para albergar el diario Galicia, acogía los trabajos de diseño de la cerámica o la coordinación de Ediciós do Castro.

Contra todos los pronósticos, el Grupo Sargadelos, que preside José Luis Vázquez, no consiguió desbancar a Isaac Díaz Pardo de su posición al frente del IGI, S. A. en una bronca asamblea de accionistas, convocada judicialmente, el pasado 23 de enero. Defectos de forma paralizaron un proceso que, durante varios meses, permaneció estancado. Entretanto, todos los trabajadores adscritos al Instituto Galego de Información ganaron sus juicios al Grupo Sargadelos, que había dejado de pagar las nóminas, y Ediciós do Castro cesó su actividad. A pesar de que el sello editorial es la única de las empresas que Díaz Pardo había registrado a su nombre, la imprenta, sucesora de Gráficas Moret, se encuentra en O Castro. La dirección de Sargadelos ha decidido detener la utilización de la maquinaria tipográfica y el convenio que vinculaba Ediciós do Castro con la rotativa emplazada en Sada.

En septiembre de este año trascendieron los detalles de la iniciativa de la Consellería de Presidencia. El mismo Isaac Díaz Pardo se mostró satisfecho con una operación ahora en punto muerto debido al rechazo del Grupo Sargadelos a la oferta de la Xunta por las acciones del Instituto Galego de Información.

Un nombre con historia

El anuncio que José Luis Méndez Romeu emitió en Rianxo el 8 de noviembre, cuando la villa arousana distinguía a Isaac Díaz Pardo como "hijo predilecto", fue la primera mención pública de la intención de crear una fundación presidida por el histórico refundador de Sargadelos. Y se refirió a la próxima constitución de "la Fundación Seminario de Estudos Galegos". A pesar de que la idea inicial de la Xunta era denominar a la institución Isaac Díaz Pardo, el propio interesado se negó.

La fundación recogería, así, el nombre de la organización fundada en 1923 por un grupo de jóvenes galleguistas, el Seminario de Estudos Galegos. Clausurado en 1936, reapareció en la posguerra, en versión difuminada, como Instituto de Estudios Gallegos Padre Sarmiento.

Hace tres décadas, en 1978, Luís Seoane e Isaac Díaz Pardo decidieron retomar la denominación original del SEG. El remozado Seminario, instalado en el edificio del Instituto Galego de Información y promovido por el Laboratorio de Formas, conoció una intensa actividad durante la década de los 80. Según su secretario de entonces, Alfonso Mato, "desarrolló trabajos de investigación en materias que ni existían en la universidad gallega". Al tiempo que el IGI, la institución redujo la marcha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de diciembre de 2008

Más información