El plan Zapatero resucita las dos obras emblemáticas de Gallardón

Uno de cada cuatro euros va a Madrid Río y a la remodelación de Prado-Recoletos

Madrid se llenará de zanjas y excavadoras el año que viene. Vuelven las obras a la capital. Esas que habían quedado paralizadas porque no había más dinero en las arcas municipales. El balón de oxígeno ha llegado del Gobierno central en forma de 554 millones de euros destinados a reactivar la economía y crear puestos de trabajo. Con ellos se acometerán 269 proyectos en todos los distritos, que presentaron ayer al alimón el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y el portavoz del grupo socialista, David Lucas.

La inyección de dinero estatal permite al Ayuntamiento resucitar dos de sus grandes proyectos víctimas de la crisis: el eje Prado-Recoletos y el Madrid Río. Entre los dos se llevan más del 25% del total del fondo de inversión local. Del proyecto del paseo del Prado se reactivan seis actuaciones con una inversión de 25,6 millones: remodelación de la ronda de Atocha, de la plaza de las Cortes, de un tramo de Recoletos, de la glorieta de Colón, del entorno de la Biblioteca Nacional y de la calle de Felipe IV. El proyecto Madrid-Río, que se lleva 130,6 millones de euros, consta de 36 pequeñas intervenciones diferentes.

El PSOE y la FRAVM se oponían a que el dinero se destinara a proyectos faraónicos
Sólo IU ha quedado al margen porque "escasean" los proyectos sociales
Más información
Callao será peatonal a partir de noviembre

El resto del dinero se destinará a rescatar los equipamientos que quedaron en el aire cuando la crisis empezó a hacerse notar. Destaca la construcción de 20 escuelas infantiles y el acondicionamiento de medio centenar de instalaciones deportivas. Buena parte del dinero -más de 200 millones de euros- se dedicará a la "mejora de entornos y espacios públicos", es decir, a renovar aceras, pavimentar calles y mejorar la accesibilidad de algunos barrios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Van a ser muchas obras en 2009. Tantas que Gallardón quiso prevenir a los ciudadanos: "Madrid tendrá un volumen importante de obras en las calles durante los próximos doce meses". Y apeló a su solidaridad: "Esperamos que antes de pensar en las molestias que ocasionan las obras, piensen en los puestos de trabajo generados gracias a este plan". Según los cálculos del Ayuntamiento, los 269 proyectos darán trabajo a casi 9.000 personas.

"Hay proyectos que nos hubiera gustado incluir, pero que no hubiesen cumplido los requisitos", aseguró ayer Gallardón, que no quiso precisar a cuáles se refería. Los 8.000 millones de euros del Fondo de Inversión Local que ha aprobado el Gobierno para todos los municipios españoles se reparten con condiciones. Para empezar, hay que gastarlos deprisa. Las obras se licitarán en el mes de febrero, lo que quiere decir que empezarán en marzo. Y en diciembre tienen que estar acabadas. Además, cada proyecto tiene que costar menos de cinco millones de euros. De ahí que apenas haya centros de mayores o polideportivos de nueva construcción. "No se pueden abordar en menos de 16 ó 17 meses y cuestan siete u ocho millones", explicó ayer el concejal de Hacienda, Juan Bravo.

Es precisamente la "escasez" de dinero para partidas que IU considera "prioritarias", como la vivienda, lo que ha llevado a la formación a quedarse al margen del acuerdo que ha alcanzado Gallardón con el PSOE y los agentes sociales: UGT, CC OO, CEIM y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM). Gallardón "ignora a los vecinos y sus necesidades", aseguró ayer el portavoz de IU, Ángel Pérez. El Ayuntamiento, asegura, tenía dos opciones, "apostar por los barrios o por el río, y el Gobierno ha apostado por el río".

IU, PSOE y la FRAVM rechazaban hace dos semanas que el fondo se destinara a concluir obras faraónicas como el eje Prado-Recoletos y Madrid Río, que finalmente se llevan uno de cada cuatro euros. Gallardón se mostró ayer convencido de que estas inversiones supondrán "un golpe de efecto generador de puestos de trabajo" aunque insistió en que el fondo "no puede sustituir a la necesaria reforma de la financiación local".Otro de los proyectos que consiguen financiación gracias a los fondos estatales es la remodelación del mercado de Barceló. La actuación se ha dividido en tres partes para no superar el límite: la construcción del mercado provisional, la demolición del equipamiento y las obras de reordenación de la plaza de Santa Bárbara. En total, 14,8 millones.

Gracias al fondo estatal, el Ayuntamiento ha liberado 30 millones de euros de su proyecto de presupuestos. Escogió las actuaciones que reunían las características que pedía el Gobierno y sacó el dinero correspondiente, que ahora aplica a otros proyectos. Así es como el centro polivalente de Barceló consigue siete millones extra de inversión en las cuentas ordinarias de 2009 y los planes de barrio pasan de uno a cinco millones.

El plan Zapatero permite también remodelar la plaza de Callao y las calles de Preciados, Jacometrezo, Silva, San Bernardo y la cuesta de Santo Domingo (4,9 millones); reformar la Puerta del Sol y la calle de Alcalá hasta Sevilla (4,7 millones); y la calle de Fuencarral entre la glorieta de Bilbao y la Gran Vía (2,5 millones). Eso en el distrito de Centro, que es el que se lleva el mayor pellizco (77 millones). Entre las actuaciones medioambientales, se continuará con la Cuña Verde de O?Donnell (5 millones), se instalarán barreras electrónicas para controlar el acceso a la Casa de Campo (136.000 euros) y se ampliarán las vías ciclistas, un proyecto al que se destinarán más de 20 millones de euros.

La cultura se lleva casi 39 millones de euros, que se repartirán, entre otros, en dotar a las Naves del Español de salas de ensayo y restaurar el castillo de Barajas y la muralla árabe.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS