Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EL METRO DE PRINCIPIO A FIN

A la sombra del viejo motocine

Alameda de Osuna es el barrio con más zonas verdes de la capital

Lunes por la tarde, los padres, muchos hombres, están recogiendo a los niños del colegio. Jugarían en el parque de columpios que hay junto a la boca de metro, se supone, si no estuviese rodeado de vallas de obra. Tomás, David y Ricardo están pintando el carril bici. Usan una pasta color rojo, que resulta de mezclar pintura con arena. Lo llaman "urri". Tienen las botas y las manos rojas, pero "se va con agua". Esparcen el emplasto con un rastrillo de goma, lo más parecido a un limpiacristales gigante. Es alucinante ver cómo consiguen hacerlo sin salirse de la cinta de pintor que marca el límite. Entre los tres al día avanzan unos 100 metros, pero si llueve hay que parar. En total, el carril tendrá 8 kilómetros, "por el sur está El Capricho, por el norte...". Los obreros miran hacia un horizonte de autopistas: "Por el norte no hay nada", dicen. También que este es un barrio de "clase alta" pero que aún así les pisan el carril recién pintado "e incluso alguno ha metido al perro y luego hay que dar otra mano".

"Está El Capricho, uno de los jardines más hermosos", presume un vecino

Algunos niños observan el hipnótico barrer de la pintura roja mientras comen bollería. Otros se pierden en los jardines de los bloques de pisos. En los bajos de las fincas hay cajas de ahorros, oficinas de correos, una mercería. Alameda de Osuna es un tranquilo barrio residencial, sus vecinos presumen, con razón, de que es el que teiene más zonas verdes por metro cuadrado de la capital. Un buen lugar donde vivir, aunque en 2003 quedó marcado por la tragedia cuando se halló a un hombre asesinado en la cercana plaza del Mar con un as de copas junto al cuerpo; fue la primera pista dejada por el Asesino de la Baraja.

"Tenemos el barrio más bonito y más arbolado de Madrid", explica Julián Díaz, presidente de honor de la asociación Alameda 2000 y vecino desde hace 38 años. "Está El Capricho, uno de los jardines más hermosos de la ciudad, y que mucha gente ni conoce, y encima, el Juan Carlos I". Julián llegó al barrio cuando todavía lo llamaban el Motocine, mote que siguen usando muchos de los antiguos habitantes. En 1959 se construyó aquí el mayor motocine de España (y el segundo de Europa), ese invento que triunfaba en Estados Unidos y que conocemos por películas como Grease (es precisamente en un drive-in donde Sandra Dee abandona a Danny cuando éste intenta meterle mano). La gigantesca pantalla era de hormigón y el aparcamiento tenía unas 800 plazas. Se escogió esta zona por su fácil acceso desde la base estadounidense de Torrejón de Ardoz. Al final no fueron tantos soldados como se esperaba y el negoció cerró a los pocos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de diciembre de 2008