Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Color para levantar los ánimos

Alberto Rementería pinta inspirado por Giotto y los elementos ornamentales

Alberto Rementería (Bilbao, 1953) ha realizado durante los tres últimos años una serie nueva de pinturas, con las arquitecturas de Giotto (c. 1267-1337), los ornamentos y la intensidad del color como sus puntos de partida. No resulta un uso cualquiera del color, sino un derroche que quiere ahuyentar el pesimismo. Una veintena de esas pinturas, en contraste con obras anteriores, integran la exposición Consecuencias (Aula de Cultura de la BBK. Elcano, 20; Bilbao. Hasta el próximo 17 de enero).

"Es un color alegre, divertido, vibrante, puro", dijo ayer el artista, profesor de Pintura en la Facultad de Bellas Artes de la UPV desde 1989. "Es casi colorín, que crea un estado de ánimo positivo".

Su exposición 'Consecuencias' muestra obras de los últimos tres años

Rementería defiende el hecho de pintar como "un chapoteo lúdico", alejado de la asepsia de la creación por procedimientos digitales, en el que puede experimentar con el color, "el elemento abstracto por excelencia de la pintura". El protagonismo cromático de sus piezas partió del descubrimiento de los potentes colorantes naturales que utilizan los tintoreros de Marrakech. Solubles en agua, pero al mismo tiempo intensos, permitieron al artista descubrir los "juegos aleatorios" diferentes a las pinturas convencionales.

La nueva etapa que Rementería muestra en Consecuencias comenzó con su cambio de estudio. "Es un acontecimiento excepcional para un pintor", aseguró. El artista explicó que el proceso de convertir en suyo el espacio donde trabaja y la reflexión que trajo consigo, le empujó a buscar otras referencias. Sus cuadros construyen ahora "imágenes con imágenes", al estilo del viejo juego de mesa que da título a la exposición, consistente en reunir retazos de dibujos para formar con ellos nuevas figuras. "Son imágenes que no reproducen la realidad, sino que, como en el juego de mesa Consecuencias, se van creando con otras existentes, pero que no guardan relación con la original", añadió.

El escenario de las pinturas retoma las arquitecturas pintadas por Giotto hace cerca de 700 años. El autor italiano es una de "las devociones" de Rementería, "un pintor primitivo y magistral con arquitecturas a escala humana en las que se cuentan historias". En los espacios imaginados al estilo de Giotto, iluminados con colores intensos, aparecen las figuras. A estas escenas Rementería ha sumado, como si se tratase de un collage, elementos ornamentales que, con sus barrocas formas vegetales, rompen la linealidad del decorado, buscando "un diálogo de contrarios". "Los elementos ornamentales son otras abstracción, una síntesis de la naturaleza", defendió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de diciembre de 2008