Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jueces mantienen abierta Macumba y cierran But y Ananda

La policía se ofrece para dar cursos a los porteros de bares y discotecas

Las puertas de la discoteca Macumba continuarán abiertas; las de But y Ananda deberán cerrarse. Al menos, de momento. La campaña de cierre de discotecas puesta en marcha por el Ayuntamiento de Madrid tras la muerte de Álvaro Ussía a las puertas del Balcón de Rosales ha provocado que los recursos se acumulen en los juzgados. Y el carrusel de resoluciones -ninguna definitiva- no para. Ayer se conocieron tres.

En el caso de Macumba, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 17 ratificó su decisión del pasado viernes de mantener abierta la sala, situada en la estación de Chamartín. En su auto, el juez deja claro que "se han subsanado los defectos advertidos en la inspección" en la que se basó el decreto municipal de precinto del local, emitido el pasado 21 de noviembre. Además, la resolución deja claro que no existe peligro en el ejercicio de su actividad, para la cual la sala dispone de licencia.

Un magistrado ve "mala fe" en el recurso de los dueños de uno de los locales

No han corrido la misma suerte otros locales. Es el caso de But, ubicado en la plaza de Barceló, y Ananda, que se encuentra en la estación de Atocha. Ambos fueron reabiertos esta misma semana por los tribunales, aunque ahora, tras escuchar a las partes, han decidido volver a cerrarlos hasta que haya una decisión definitiva sobre la cuestión de fondo.

En el caso de But, el Ayuntamiento decretó su cierre el día 21 de noviembre por carecer de licencia de funcionamiento. Sin embargo, el titular del Juzgado número 29 de lo Contencioso-Administrativo ordenó el martes su reapertura cautelar. Ayer rectificó esta decisión por considerar que prevalece el interés público, es decir, la seguridad de los clientes, respecto al interés de los dueños del negocio.

Fuentes jurídicas indicaron que el juez se inhibirá con toda probabilidad de juzgar el fondo de la cuestión a favor del juzgado número 5, ya que éste estudia en la actualidad un recurso de los dueños de la sala contra la decisión del Ayuntamiento de ordenar el cese de actividad. De hecho, el auto judicial impone las costas a los dueños del But por advertir "mala fe" en su actuación. Según el juez, decidieron recurrir la orden de precinto en lugar de ampliar el recurso que ya habían interpuesto al decreto de cese de actividad, con la intención "de tantear suerte en un juzgado diferente".

La discoteca Ananda, clausurada el pasado martes por carecer de licencia de actividad, había sido reabierta un día después por el Juzgado 19 de lo Contencioso-Administrativo. Ayer, el mismo juez decretó su precinto hasta que se pronuncie sobre su cierre definitivo. "El interés general del mantenimiento de la legalidad ha de considerarse prevalente, por cuanto si un local no ha obtenido licencia de actividad ni de funcionamiento, resulta evidente que no ha pasado los controles administrativos", indica el magistrado.

Mientras, permanecen cerrados aún otros siete locales: MOMA, El Balcón de Rosales, La Riviera, Randall, Top Hat, Colonial Norte y Drimagos.

Por otro lado, la Jefatura Superior de Policía se ha ofrecido a los empresarios de bares y discotecas para dar cursos a los porteros sobre sus funciones y el modo en que deben actuar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de diciembre de 2008