Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El terrorismo golpea al empresariado vasco

Un minuto de homenaje a Uria en el salón de plenos de Azpeitia

Alguien del público alzó la voz en medio de un silencio muy triste y pidió "un aplauso en recuerdo de Ignacio". El medio centenar de personas que llenaba el salón de plenos de Azpeitia secundó la petición y la ovación duró cerca de un minuto. Fue nada más acabar el pleno extraordinario, que duró muy poco más. Un visto y no visto presidido por la frialdad y la resignación ante una nueva atrocidad de ETA.

El pleno votó dos mociones, una presentada por los seis concejales de ANV y otra consensuada por los ocho ediles del PNV, dos de EA y uno de Aralar. El alcalde, Iñaki Errazkin, de ANV, leyó la primera, en la que mostraba su "dolor y tristeza, y solidaridad con la familia" del fallecido, además de apoyar "un amplio acuerdo que solucione para siempre el conflicto". Sólo fue apoyada por ANV. EA y Aralar se abstuvieron.

El medio centenar de asistentes dedicó una ovación a la memoria de Ignacio

A continuación, salió aprobada con el respaldo de las tres fuerzas democráticas -ANV votó en contra- la moción en la que expresan su "más rotundo rechazo y condena" del atentado y exigen a ETA "que abandone definitivamente la violencia y las armas". En el salón se encontraban dirigentes del PNV, PP, EA, EB y Aralar.

La posición del regidor y sus ediles tuvo consecuencias a los pocos minutos. Nada más finalizar, al ser preguntado si los concejales de EA iban a dejar el equipo de gobierno, su presidente, Unai Ziarreta, se limitó a decir: "Vamos a analizar la situación". Un comunicado confirmó después la decisión de romper el pacto con ANV. Para EA de Guipúzcoa fue una medida "insuficiente" y exigían desalojar al alcalde de su cargo. Este paso queda en manos del PNV, que en las elecciones municipales de 2007 estuvo a 103 votos de lograr el noveno concejal y, con ello, la mayoría absoluta. ANV accedió a la alcaldía gracias al apoyo que recibió de EA y Aralar en la investidura. El PNV, partido que ha gobernado históricamente y con una mayoría muy holgada en este municipio, lo tomó como una traición de EA, sus compañeros en el tripartito vasco y en la Diputación de Guipúzcoa.

Tras el asesinato de Isaías Carrasco, el PNV presentó en mayo pasado la "moción ética" en Azpeitia para desalojar a ANV de la alcaldía, pero fracasó al no apoyarlo EA y Aralar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 2008