_
_
_
_

Choques en cadena de 40 vehículos causan un corte de 5 horas en la AP-9

Las placas de hielo bloquean otras cinco carreteras en A Coruña

La nieve y las fuertes granizadas llevaron ayer el caos a las carreteras de Galicia. Los problemas más graves se produjeron en la arteria principal del país, la Autopista del Atlántico, que permaneció cortada en el tramo entre A Coruña y Santiago durante cinco horas por la mañana a causa de dos accidentes a la altura de Ordes en los que se vieron implicados un total de 40 vehículos, entre ellos un camión de Repsol que volcó, afortunadamente sin carga de gas propano. Cientos de conductores quedaron atrapados en la AP-9, algunos durante hora y media, y en la N-550 por la que se desvió el tráfico. Otras cinco carreteras de A Coruña -la N-VI en el kilómetro 555; la AC-441 y la CP-3404 a la altura de Dumbría; la AC-523 en Mesía; y la AC-842 en Ortigueira- tuvieron que ser cortadas por el hielo. En siete vías se precisó el uso de cadenas y se prohibió la circulación de camiones y autobuses.

Más información
Empresas y vecinos preparan reclamaciones a Fenosa
7.000 niños sin clase

El corte de cinco horas del tramo A Coruña-Santiago de la AP-9 obligó a la concesionaria Audasa a movilizar a 40 personas, 12 furgonetas, un camión de limpieza y tres equipos quitanieves. La empresa asegura que echó sal por toda la vía a las cinco de la mañana de ayer en previsión de las heladas, pero alega que una fuerte granizada a las siete de la mañana dejó un manto de hielo sobre la calzada que provocó los choques en cadena. El primer siniestro se produjo a las siete y cuarto en el kilómetro 34, en dirección a Santiago, y se vieron implicados una decena de vehículos. Sólo 45 minutos después, en el kilómetro 41 en dirección a A Coruña, ocurrió otra colisión en cadena con una treintena de automóviles. Según informó una portavoz de Audasa, la AP-9 se cortó a las 7.25 de la mañana y la circulación se restableció por completo a las 12.10. La concesionaria defiende que se actuó "con previsión" y destaca que a los conductores que quedaron atrapados "no se les cobró el peaje".

El corte de la AP-9 causó un monumental atasco en la N-550. Los conductores tardaron dos horas y media en viajar entre Santiago y A Coruña y sólo atravesar el tramo de 13 kilómetros entre Sigüeiro y Ordes requirió una hora al volante. Medio centenar de camiones quedaron bloqueados en Mesón do Bento.

Los 18 kilómetros de caravana en AP-9 entre A Coruña y Santiago también originaron grandes atascos en la capital provincial, con colas de retenciones que llegaron hasta la plaza de Cuatro Caminos. Los operarios municipales estuvieron hasta media mañana desviando el tráfico hacia Santiago por la N-550. En Betanzos, un accidente colapsó la carretera en dirección a Santiago y otro siniestro en la Costa do Sal provocó problemas de circulación sobre las 8 horas, informa Paola Obelleiro.

El hielo desencadenó numerosos accidentes en las carreteras de Santiago. La Policía Local cifró en 10 los siniestros en la ciudad, con dos heridos leves. Una mujer resultó herida en un choque y un motorista sufrió una caída tras toparse de forma inesperada con una retención. Fuentes policiales aseguraron que todas las salidas de vía y colisiones fueron causadas por el hielo. La concejala de Mobilidade, Marta Álvarez-Santullano, explicó que las vías de la ciudad se cubrieron con sal desde las 8.30 de la mañana, lo que no evitó la cadena de incidentes, informa María Fábregas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En Lugo, se requirió el uso de cadenas en el Alto do Poio, en Pedrafita; en el alto do Boi, en Quiroga; en Ourol; y en la vía de alta capacidad CRG-2.1, donde además se prohibió la circulación de camiones y autobuses. Desde el viernes, se han esparcido por las vías lucenses 3.709 toneladas de sal y 727.200 litros de salmuera en la A-6 y las carreteras nacionales, informa Arcadio Silvosa.

MeteoGalicia asegura que hoy sólo se producirán nevadas en zonas altas (la cota ascenderá a 1.400 metros), aunque Protección Civil ha declarado la alerta naranja por un temporal de viento que afectará al litoral, sobre todo en A Coruña y Lugo. Al norte de Fisterra, el viento de componente oeste llegará a ser de fuerza 8 con olas de más de cuatro metros. El pronóstico meteorológico prevé lluvias moderadas hasta el viernes y una mejoría para el fin de semana, con subida de las temperaturas.

Una ambulancia y dos camiones de bomberos intervienen en uno de los dos accidentes múltiples que se produjeron ayer en la AP-9.
Una ambulancia y dos camiones de bomberos intervienen en uno de los dos accidentes múltiples que se produjeron ayer en la AP-9.A. FRAGA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_