Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oposición y sindicatos se oponen al copago sanitario

Güemes: "No sé si es lo más adecuado; más bien creo que no"

El consejero de Sanidad, Juan José Güemes, se ha quedado solo en su propuesta de abrir un debate sobre el copago, la fórmula de financiación por la que los pacientes pagan una cantidad a cambio de los servicios. "De copago sanitario, ni hablar", sentenció ayer el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, que advirtió al consejero que si el Gobierno de Esperanza Aguirre lo lleva adelante "se va a encontrar con la oposición más frontal y más dura que se haya encontrado nunca un Gobierno autonómico por parte del Partido Socialista".

El aludido no tardó en replicar a Gómez, y lo hizo para recordarle que fue la consejera de Sanidad catalana, Marina Geli (PSC), la que reactivó el debate sobre el copago a finales de octubre. "Le pido a Gómez un poquito más de rigor y que se entere bien de que la propuesta de copago no es del PP ni del Gobierno de la Comunidad, sino de sus compañeros de filas en Cataluña. Es allí donde están reclamando que se pague por la sanidad", afirmó. Güemes se mostró partidario de abordar ese debate el miércoles pasado, tras pronunciar una conferencia en la Real Academia Nacional de Medicina. Propuso incluso llevar la cuestión al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

El consejero matizó ayer en declaraciones a EL PAÍS sus palabras del día anterior: "No sé si el copago es lo más adecuado; más bien pienso que no", aseguró. "Lo que dije es que no tiene sentido que se triture a mi colega Geli sin darle ocasión de explicar sus argumentos en el consejo. Si quiere debatirlo, tiene que tener derecho a llevarlo".

Nadie ha recogido el guante que lanzó el consejero. Ni los partidos políticos ni los sindicatos. "Estamos radicalmente en contra del copago", aseguró ayer la portavoz del grupo parlamentario de IU, Inés Sabanés. En su opinión, el momento es "inoportuno" por tener ya un debate abierto sobre los modelos de gestión de la sanidad pública en la Asamblea. "En momentos de crisis, al ciudadano le provoca incertidumbre las noticias que le hablan de tener que pagar", afirmó.

"Es una cortina de humo más para desviar la mirada de los ciudadanos sobre la incapacidad de su gestión", aseguró Ana González, de CC OO. Para el sindicato UGT, ha sido el "despilfarro por no tener una buena planificación" lo que ahora obliga a plantear el copago, según su secretaria de Políticas Sectoriales, Carmen López. La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid expresó también su "más firme rechazo", y afirmó que el copago "se ha demostrado ineficaz para contener la demanda sanitaria innecesaria" y que la equidad puede peligrar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 2008