Tura avala a los 'mossos' condenados por torturas porque los conoce "bien"

La consejera recuerda que ella no los expedientó y pide la revisión de la sentencia

Montserrat Tura, consejera de Justicia de la Generalitat, se sumó ayer a la polémica sobre malos tratos y torturas que esta semana protagonizan la judicatura y los Mossos d'Esquadra. Tura, ex consejera de Interior, se colocó del lado de los agentes condenados.

"Conozco bien los hechos y a las personas", dijo Tura antes de elogiar la "extraordinaria" labor de investigación realizada por los policías del grupo de atracos al que pertenecen los mossos que esta semana han sido condenados por la Audiencia de Barelona por torturar y lesionar a un ciudadano rumano al que confundieron con un delincuente y por la detención ilegal de su novia.

Los hechos ocurrieron el 27 de julio de 2006, cuando la consejera de Interior era Montserrat Tura, quien asumió personalmente la decisión de no apartar a los policías de servicio cuando Lucian Paduraru denunció el trato recibido. La detención se produjo días después de que se cometiera un robo violento en una vivienda de Barcelona en el que resultó herida una mujer y después de una identificación muy poco fiable del sospechoso a partir de la cual los agentes del grupo de atracos se pusieron a trabajar para detenerlo.

"Doce ojos ven más que seis", dice Tura para defender el recurso de casación
Más información
Saura ya ha instalado 1.000 cámaras en las comisarías

La política de complacencia hacia los agentes implicados en procedimientos penales que caracterizó el mandato de Tura contrasta con la voluntad de su sucesor, Joan Saura, de atajar los episodios de malos tratos a detenidos, dentro y fuera de las comisarías.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El pasado día 25 la Sección Novena de la Audiencia de Barcelona condenó a los mossos Manuel Farré, Joan Salva y Jordi Perisse a penas que suman seis años y siete meses de cárcel por torturas y lesiones, así como a dos años y tres meses de prisión al agente Fernando Cea López y a multa de 2.400 euros a Alejandro García Avilés. El Departamento de Interior les suspendió al día siguiente de empleo y sueldo, si bien les anunció que les mantendría la defensa jurídica.

Tura insistió ayer en que "respeta" a la autoridad judicial, pero al mismo tiempo reclamó que se revise la sentencia condenatoria porque "doce ojos ven más que seis", dijo Tura, en alusión, respectivamente, a los seis magistrados del Tribunal Supremo que resolverán el recurso, y a los tres que componen el tribunal que ha dictado la sentencia condenatoria.

Fuentes de Presidencia de la Generalitat evitaron ayer desautorizar a la consejera Tura por sus declaraciones, aunque precisaron que la opinión del Gobierno catalán sobre esta cuestión la transmite el consejero de Interior, que ya ha anunciado la presentación de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

En esa irrupción en la polémica entre la policía autonómica y la judicatura, Tura también censuró al decano de los jueces de Barcelona, José Manuel Regadera, por haber dado a conocer una dura carta en la que advertía a los Mossos que podría ser delictiva su actuación por filtrar a la prensa el caso de la juez ebria. "Para pedir discreción quizá hay que hacerlo con discreción", dijo la consejera, aunque a renglón seguido insistió en que respeta la iniciativa de Regadera.

Tura considera que "no se puede solicitar discreción en una carta" y a menudo es preferible "una reunión de seis horas tranquila y fuera de los focos y los medios de comunicación". El juez decano vino a decir anteayer que si los Mossos d'Esquadra filtraron esa noticia fue para tapar los procedimientos penales en los que están implicados algunos agentes, así como la sentencia por torturas. Los hechos relacionados con la juez ebria S. L. M. ocurrieron el 9 de octubre y la sentencia se hizo pública el 25 de noviembre.

Tura, probablemente pensando en el episodio protagonizado por esa juez, afirmó que en Cataluña todo el mundo "tiene que cumplir la ley", especialmente quienes tienen responsabilidades públicas.

Antecedentes de condena

- Agresión a un camionero. La Audiencia de Girona condenó el pasado mes de marzo a seis meses de cárcel y 5.745 euros de indemnización a un mosso por agredir a un camionero.

- Vejaciones a un conductor. La Audiencia de Lleida condenó en enero de 2005 a dos agentes de los Mossos d'Esquadra a pagar multas de 800 euros por las lesiones y vejaciones cometidas contra un joven al que trataban de identificar.

- Delincuente herido. La Audiencia de Barcelona condenó en 1997 a tres años de cárcel a un mosso por lesionar a un delincuente tras una persecución.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS