Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trillo afirma que el PSOE desoyó a Zapatero al renovar el Constitucional

Dice que pactó presentar sólo dos nombres y no 16 como hicieron los socialistas

El portavoz de Justicia del PP, Federico Trillo, aseguró ayer en una entrevista concedida a la agencia Efe que el presidente del Gobierno y el líder del PP pactaron que sus partidos enviarían sólo dos nombres cada uno al Senado para cubrir las cuatro vacantes del Tribunal Constitucional pendientes de renovar desde hace casi un año. Según Trillo, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy acordaron "que no habría vetos recíprocos a los candidatos y que el PP y el PSOE en el Senado propondrían a las dos personas que cada uno considerara idóneas a través de las distintas mayorías en los Parlamentos autónomos".

Eso es lo que hizo el PP, que sólo propuso a Francisco José Hernando y Enrique López. Pero el PSOE ha promovido candidatos diferentes en todas las comunidades autónomas, que son las que hacen las propuestas al Senado. Al final, han llegado a la Cámara Alta 16 opciones avaladas por los socialistas, de un total de 23. Esta es la forma de actuar que prevé la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, modificada en 2006 precisamente para eso: dar voz a las comunidades autónomas en una tarea constitucional que tradicionalmente negocian en secreto los dos grandes partidos. Así lo ha defendido también todo el PSOE durante meses.

La afirmación de Trillo, de ser cierta, implicaría que Zapatero no informó a nadie de este pacto, incluidos la vicepresidenta primera del Gobierno, el ministro de Justicia, el presidente del Senado y los portavoces parlamentarios del PSOE en las Cortes y en todas las comunidades autónomas. Todos ellos han criticado públicamente la actitud del PP, al que han acusado de "fraude de ley" y de "vulnerar el espíritu de la ley" al imponer dos candidatos en todas las comunidades autónomas en contra de lo previsto por la LOTC. La segunda opción es que toda la estructura del PSOE y el Gobierno operó al margen de la opinión del presidente.

José Antonio Alonso, el negociador del PSOE en los nombramientos de los órganos constitucionales, negó ayer tajantemente esos supuestos detalles del pacto revelados por Trillo. El dirigente del PP nunca ha mencionado antes este detalle durante los meses de polémica en torno a la renovación.

La propuesta de Hernando y López, que cogió a los socialistas desprevenidos mientras coordinaban a sus grupos en las autonomías, ha terminado por bloquear la renovación. El PSOE considera inadecuados a estos dos juristas, ex presidente y ex portavoz del Consejo del Poder Judicial, respectivamente, que desde sus cargos institucionales se pronunciaron sobre multitud de asuntos que están actualmente en manos del Constitucional, como el Estatuto de Cataluña o los matrimonios homosexuales. Además, lideraron una ofensiva judicial de desgaste del Gobierno en la pasada legislatura.

El Senado tenía que haber nombrado a cuatro nuevos magistrados del Constitucional el pasado diciembre, cuando cumplían su mandato de nueve años. A estas alturas, ya ha batido el récord de retraso en el cumplimiento de su obligación constitucional. El acuerdo de PP y PSOE es imprescindible para la renovación, ya que la Constitución exige los votos de tres quintos de la Cámara Alta para realizar los nombramientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de noviembre de 2008