Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Zaranda se sumerge en la muerte y la locura

'Futuros difuntos', su montaje más metafísico, se estrena en Toulouse

Se han puesto más metafísicos y alegóricos que nunca en su habitual huida de la superficialidad. El Teatro de la Zaranda, autodenominado Teatro Inestable de Andalucía La Baja, uno de los pocos grupos de culto que quedan en el panorama escénico internacional, estrenó el pasado miércoles en Toulouse (Francia)su último trabajo: Futuros difuntos. El espectáculo ha sido coproducido entre La Zaranda y el teatro Sorano de Toulouse.

En esta ocasión, su director, conocido como Paco de la Zaranda (cuando ejerce de actor es Francisco Sánchez) y el autor de cabecera de la compañía, Eusebio Calonge, se han adentrado, junto con los actores Gaspar Campuzano y Enrique Bustos, en tenebrosos -y a la vez luminosos- mundos velazqueños y goyescos, hasta el punto de encarnizar a algunos personajes de sus cuadros. Cargados de alegorías, han creado un universo metafórico en el que se toma al mundo como manicomio, al hombre como un ser solo en su destino y a la locura como forma de vida.

Algo que ellos llevan hasta las últimas consecuencias en sus montajes y en su cotidianidad, mostrándose como freaks valleinclanescos. El suyo es un universo rico en matices, en simbologías, en guiños de alta cultura que ponen de relieve que estos loquitos no temen ser permeables a otros creadores que, como ellos, huyen de todo lo que huela a superficialidad.

"Sin metafísica no se puede vivir, hay que tener sentido de lo trascendente", dicen autor y director, al tiempo que aseguran que su espectáculo habla de la medida del tiempo que maneja el hombre contemporáneo, que considera que el futuro es lo que hay desde el presente hasta la tumba. "Pero nunca nos ha interesado la actualidad, sino la realidad, que es más honda, y la soledad del hombre ante sus propias interrogantes del siglo XXI". Desde siempre hablan, una y otra vez, de la derrota humana: "Ahí siempre permanece intacta la fe, estamos abocados a una tecnología efímera. Algo que no sirve para construir un mundo, es el fin de las utopías".

Adorados y premiados en medio mundo, escasean en los escenarios españoles, aunque inician una gira nacional en San Sebastián el 22 de noviembre, y otra internacional en mayo."La tecnología no sirve para construir un mundo, es el fin de las utopías"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de noviembre de 2008