Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reigosa gana el Torrente Ballester con una novela sobre la Transición

'A vida do outro', protagonizada por un periodista, se impuso entre 404 originales

La influencia de la Transición y de la consolidación de la democracia española en la vida de toda una generación que ahora es sexagenaria o casi. Así define el periodista y escritor lucense Carlos González Reigosa la historia de su novela A vida do outro, ganadora este año del premio de narrativa Torrente Ballester, convocado por la Deputación de A Coruña. El relato recoge, a través de la figura de un periodista de 56 años que triunfa en Madrid como director de un periódico nacional, la crónica de los acontecimientos históricos más importantes ocurridos en España y en el resto del mundo desde 1967 hasta la actualidad. El protagonista decide dejar de vivir como si fuese otra persona para reencontrarse a sí mismo y "estar vivo cuando muera".

Al certamen se presentaron 28 libros en gallego y 376 en castellano

"Es la búsqueda y la explicación de qué hizo la Transición con nuestras vidas, de cómo toda una generación se dejó arrastrar por una corriente para acabar dedicándose a lo que no quería en principio, aunque con placer", explica el autor desde su domicilio de Madrid, tras conocer el fallo de un premio dotado con 25.000 euros y que conlleva la edición del libro.

Hubo unanimidad absoluta entre los miembros del jurado a la hora de premiar la novela de Reigosa (A Pastoriza, 1948) entre los 404 textos originales que concurrieron a la edición número 20 de este certamen literario. Sólo 28 están escritos en gallego, entre ellos la novela ganadora. "Es una memoria de la Transición española que no estaba hecha hasta ahora en la literatura gallega", afirmó el portavoz del jurado, Ángel Basanta.

"Lo más hermoso que abrió la Transición y ese periodo de conquistas de las libertades fue que todos parecíamos indispensables, que nadie se quedó excluido del proceso", reseñó González Reigosa. Pero tres décadas después, a raíz de un pequeño infarto a los 56 años, el narrador de su novela, un periodista condenado por su profesión a contar la vida de otros, descubre que en realidad, y pese a ser un triunfador con todo a su alcance, "no era ése que pensaba, que vivió la vida de otro, haciendo cosas que no quería o no le interesaba".

González Reigosa niega que su novela sea autobiográfica pese a ser de la misma generación que el protagonista del relato, ejercer la misma profesión con cargo directivo en Madrid -fue hasta 2004 responsable de información y luego de publicaciones de la agencia Efe, en la que entró un año antes de morir Franco- y compaginarla con la de escritor. "Sólo es autobiográfica en la manera de ver y contar la realidad, el ojo del periodista, en eso sí. Y en la reflexión sobre lo que es esta profesión, pero yo no cambiaría nada de mi vida, no tengo la sensación de haber vivido la vida de otro".

Para Ángel Basanta, A vida do outro es una crónica de una generación del 68 triunfadora pero que acabó presa de "una profunda decepción, porque triunfó por fuera pero se llenó de vacío por dentro".

Reigosa no comparte, sin embargo, esa lectura pesimista de su novela. "Al principio el protagonista está deprimido, decepcionado, pero al final está pletórico por librarse del otro, no de sí mismo", aclara.

El autor, ahora profesor de la Complutense y ganador del primer premio Xerais en 1984, destacó ayer estar "lleno de satisfacción y alegría" por recibir un premio convocado "por una institución como la Diputación coruñesa sin intereses literarios, ni connivencias con ese mundo". Diego Doncel, con un relato titulado Socorro, fue finalista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 2008