Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANTHONY MUHERIA | Obispo de Jitui (Kenia)

"Debemos hablar menos de política"

Habla un español perfecto, aprendido en Roma leyendo a San Josemaría (pertenece al Opus Dei), y es un obispo joven y atípico. Kitui es la zona de Kenia más castigada por la sequía y el hambre, sólo hay un 14% de católicos, y Anthony Muheria, de 45 años, tiene muy claro que su tarea principal es "ayudar a la gente a sobrevivir". Ha asistido al sínodo por segunda vez, y le divierte que la conclusión sea que hay que llevar la Biblia a todos los hogares. "En Kitui una Biblia cuesta 400 chelines [casi 4 euros], el sueldo de una semana".

Pregunta. ¿Ha servido el sínodo para algo?

Respuesta. He aprendido más fuera, pero hemos mirado hacia dentro y nos hemos dado cuenta de cosas. En el Tercer Mundo no tenemos Biblias, ni tampoco dinero para comprarlas. Mis 60 sacerdotes no tienen ni para zapatos. Pero estoy de acuerdo en que las homilías tienen que ser mejores. Si la gente se muere de hambre, ¡al menos dale una cosa buena!

MÁS INFORMACIÓN

P. Eso sí que es crisis.

R. En Mongolia están peor, allí hay menos católicos. Y en Europa y América, evangelización es una palabra del pasado. El materialismo ha devorado el espíritu. En África tenemos sitio para el espíritu. Pero tenemos que llegar a la gente en Europa.

P. ¿Qué hacer?

R. Rejuvenecer la Iglesia. Los africanos no tenemos santos, pero en 10 años los párrocos de Europa serán africanos, asiáticos, indios. Hay que ser más humildes y predicar más con el ejemplo. Somos sólo comadronas, el niño no es nuestro. Debemos dejar que la palabra de Dios hable más a la gente, y hablar menos nosotros de política. Debe hablar Cristo, no nosotros. A veces parecemos un barman sirviendo cócteles.

P. ¿Está a favor de ordenar a curas casados?

R. Vivimos una crisis de valores, la solución no es el matrimonio. Sería añadir un problema enorme al otro problema. Lo que hace falta es que los católicos laicos sean católicos de verdad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de octubre de 2008