Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | La reacción de los mercados

Desplome bursátil mundial en medio del pánico a la recesión económica

El frenazo en las economías avanzadas y la huida de fondos de los países emergentes castiga los mercados con caídas superiores al 4%

Los mercados bursátiles no se dan tregua. De nada sirvió el avance de Wall Street el jueves, cuando el Dow Jones recuperó un 2%. Ayer, la nube de pesimismo volvió a ceñirse sobre el ánimo de los inversores de todo el mundo, que temen que la economía se encamine irreversiblemente hacia la recesión.

El Ibex 35 cedió un 13% en la semana, la segunda peor de su historia

Algo que los resultados de las empresas en todos los mercados empiezan a acusar ya. Las Bolsas asiáticas, las más madrugadoras, marcaron la pauta de una nueva jornada negra. En Tokio, el Nikkei cayó un 9,6%, hasta colocarse en 7.649,08 puntos, a tan sólo 40 de su menor nivel desde 1982, después de que Sony rebajase sus previsiones de beneficios para el ejercicio. En Corea del Sur, el índice Kospi cayó un 11%, su mayor descenso desde septiembre de 2001, después de que Samsung, el mayor fabricante de Asia de pantallas planas y teléfonos móviles anunciara una caída de resultados del 44%.

En Europa las cosas no pintaron mejor y todos los mercados se anotaron pérdidas. En España, el Ibex 35 cerró la semana en 8.353,2 puntos, tras caer un 5,2% en la jornada de ayer, el sexto mayor retroceso del año. Desde el lunes, este indicador acumuló una pérdida del 13%, en la segunda peor semana de su historia. En lo que va de año, el desplome del índice, que ha bajado hasta su nivel de octubre de 2004, es del 44,98%. Gamesa (-13,6%), Santander (-10,2%) y BBVA (-8,6%) fueron los valores más castigados.

Ayer, el FTSE 100 de Londres cayó un 5%, hasta 3.883,36 puntos. El CAC 40 parisiense cedió un 3,54%, hasta 3.193,79 puntos. El DAX alemán se anotó un retroceso del 4,96%, hasta 4.295,67 puntos. Milán se dejó un 5,61% en la jornada, hasta 19.879 puntos. La economía del Reino Unido se contrajo un 0,5% en el tercer trimestre y se da por hecho que también lo hará en el cuarto, lo que significaría que el país está en recesión al cumplirse la definición técnica de tal: dos trimestres consecutivos de caída del PIB.

Además, el índice de producción industrial de la eurozona que elabora la firma Markit cayó en octubre hasta 44,6 puntos, su menor nivel desde que se empezara a elaborar este indicador -una encuesta entre responsables de compras de empresas de bienes y servicios- en 1998. "Es alarmante la medida en que la crisis financiera ha evolucionado rápidamente hacia una crisis económica, con la eurozona contrayéndose al ritmo más rápido de los últimos 10 años", señaló Chris Williamson, economista jefe de Markit.

Wall Street inició la jornada de ayer contagiada del mismo pesimismo que recorre las salas de negociación de todo el mundo. Al final de la sesión, el índice Dow Jones de valores industriales se anotaba una pérdida del 3,6%,. El Standard & Poor's 500, que en las últimas cinco semanas ha caído un 30%, cedió ayer un 3,45%. El Nasdaq retrocedió un 3,23%. Los resultados de las empresas incluidas en el índice Standard & Poor's 500 que hasta la fecha han anunciado sus cifras para el tercer trimestre muestran una caída del 23%, según datos recopilados por Bloomberg.

Las economías emergentes están siendo daños colaterales de una crisis de la que, por una vez, no son responsables directas. Los inversores están deshaciendo sus posiciones en acciones, bonos y divisas, en lo que los expertos suelen llamar "fuga hacia la calidad" en busca de activos que se perciben como de menor riesgo. Esa huida explica el desplome del zloty polaco en más de un 16% esta semana y la caída del 14% del forint húngaro en el mismo periodo.

Y también las dificultades que están experimentando países como Bielorrusia, Islandia, Pakistán y Ucrania, que han pedido ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) para pagar sus deudas. Ayer se anunció que Islandia ha sido el primer país en obtener un préstamo del Fondo por importe de 2.000 millones de dólares. El Gobierno argentino se desmarcó esta semana al anunciar la nacionalización de los fondos de pensiones.

Los países emergentes también están sufriendo la caída de los precios de materias primas como el petróleo, el cobre o el plomo que usan las baterías de los coches, por ejemplo. Las Bolsas rusas RTS y MICEX se vieron obligadas a suspender ayer la negociación hasta el próximo martes sin llegar al final de la jornada.

El indicador RTS bajó el 13,68%. En Latinoamérica, el principal índice mexicano cayó un 4,7% al cierte de la sesión, mientras que el Bovespa brasileño se dejaba un 6,92% y el índice de Buenos Aires retrocedía un 7,6%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de octubre de 2008