Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La corrupción y ETA lastran la libertad de prensa

España ha bajado del puesto 33º al 36º en la lista sobre libertad de prensa que elabora anualmente Reporteros sin Fronteras (RSF). Junto con Italia, Francia y Grecia es uno de los pocos países europeos con democracias consolidadas que no están entre los más libres de los 173 de la lista y ha descendido en sus posiciones.

La ruptura de la tregua de ETA está entre los principales motivos del descenso de España. "Sólo en el País Vasco hay 42 periodistas con escolta y no podemos olvidar el atentado el pasado junio contra la rotativa del diario El Correo", se lamenta la presidenta de RSF en España, María Dolores Masana. Pero no es el único motivo. Ejercer esta profesión en las provincias aquejadas por la corrupción urbanística es peligroso. El director de la web noticiasdemurcia.es, Chema Gil, fue amenazado de muerte y agredido mientras circulaba con su coche. Investigaba la corrupción del ladrillo. El informe menciona también la sentencia contra la revista El Jueves por publicar una viñeta de los Príncipes de Asturias practicando sexo. O el boicoteo al Grupo PRISA, empresa editora de EL PAÍS, declarado por el PP en marzo de 2007. Al comunicar la ruptura de relaciones con este grupo, el principal partido de la oposición se dirigió "de manera muy especial a los accionistas, anunciantes y clientes" de PRISA.

"Es común en España y Europa que las informaciones se resientan por presiones ejercidas desde el mundo político y el empresarial", dice el informe. El 50% de periodistas, bloggers y directores aseguran que se han autocensurado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2008