La Audiencia reprende al PNV de Egibar por expulsar "sin motivos" a un afiliado

Considera vulnerado el derecho de asociación de un ex edil de Usurbil

La Audiencia Provincial de Guipúzcoa acaba de censurar la actuación de la asamblea municipal del PNV de Usurbil, afín al presidente de la ejecutiva provincial, Joseba Egibar, por expulsar a uno de sus afiliados sin comunicarle los motivos, sin mediar ningún expediente sancionador, ni darle ninguna opción a defenderse. El demandante, Pedro Ibarra Iráculis, ex edil de la localidad, acudió en octubre del año pasado a los tribunales ordinarios al considerar que la junta local le echó del partido por alinearse abiertamente con el ex presidente peneuvista Josu Jon Imaz cuando éste le disputó la dirección del PNV a Egibar.

La ejecutiva le readmitió un mes después de publicar EL PAÍS el caso

Los magistrados de la Sección Tercera han declarado ahora que la asamblea de Usurbil vulneró el derecho fundamental y constitucional de asociación. La sentencia no se pronuncia sobre la readmisión de Ibarra, dado que la ejecutiva guipuzcoana del partido y la junta municipal ya habían admitido en noviembre pasado su condición de "afiliado a todos los efectos".

Ibarra recibió a finales de julio de 2007 una carta certificada de la junta municipal del PNV de Usurbil en la que se le comunicaba que había sido dado de baja como afiliado del partido. Tres meses después, presentó una demanda civil acogiéndose al derecho elemental de asociación y alegó que fue expulsado "sin motivo alguno", "sin la incoación del expediente disciplinario correspondiente" y por un órgano "incompetente" para asumir "funciones propias de los tribunales" internos.

Al mes siguiente de admitirse la denuncia y ser publicado el caso en EL PAÍS, la ejecutiva provincial le envió una carta comunicándole "la nulidad y la falta de validez de la expulsión". "De manera formal, a todos los efectos, continúas siendo afiliado", decía el escrito, refrendado pocos días después por otro similar de la junta local.

En una sentencia dictada en marzo pasado, el Juzgado de Primera Instancia número 4 desestimó la demanda por "carencia sobrevenida del objeto litigioso". El recurso de apelación interpuesto por Ibarra ante la Audiencia le da ahora la razón al aceptar todos los motivos de la denuncia inicial.

Los magistrados sostienen que el PNV de Usurbil dictó la orden de expulsión "sin la existencia de un expediente contradictorio previo", lo que imposibilitó al afiliado "formular alegaciones" en su defensa, "vulnerando con ello los estatutos nacionales del partido y la ley de Partidos Políticos".

La Sala hace, además, unas "observaciones de carácter procesal" a la juez de Primera Instancia porque su resolución "tenía que haber adoptado forma de auto, no de sentencia".

"Espero que el partido también haga justicia"

Pedro Ibarra, abogado de profesión, es un afiliado más del PNV en Usurbil, aunque su relación con la junta municipal es ahora inexistente. Fue considerado un "disidente" desde el momento en que se decantó por "las ideas políticas y nacionalistas de Imaz, Román Sudupe, Iñaki Azkuna o José Luis Bilbao". El sector soberanista que lidera Egibar en Guipúzcoa, mayoritario en la asamblea de su localidad, le dio la espalda y acabó echándole del partido por "incómodo", reconoce el propio afectado, militante desde 1998. A finales de 2003, de los 19 afiliados peneuvistas en el citado municipio, sólo él apoyó a Imaz para suceder a Xabier Arzalluz en la presidencia del partido. El resto se inclinaron por Egibar.

Ibarra enviará ahora una copia de la sentencia de la Audiencia Provincial que le da la razón a la dirección del PNV y a los tribunales internos "para que pongan en marcha los mecanismos que consideren oportunos". "Sólo espero que en el partido también se haga justicia", dijo ayer a EL PAÍS. "¿Cómo puede afirmar un dirigente político que respeta los derechos de las personas si después no lo lleva a cabo dentro de su partido? Sólo quiero que en el PNV haya gente demócrata", añadió.

Lo que más ha sorprendido a Ibarra durante el año que ha durado el procedimiento judicial es que el PNV, la parte demandada, nunca contestó a los escritos de los juzgados. "Tampoco se personó en la causa, ni estuvo presente en la vista".

Ibarra asegura estar al corriente de todas las cuotas. El fallo obliga además al partido a pagar las costas del juicio. Su actual situación en el PNV resulta "extraña", porque no ha sido convocado a lo largo de este año a ninguna reunión. "No me han citado a ninguna asamblea, aunque espero que lo hagan ahora cuando se abra el proceso interno para elegir al candidato a lehendakari y a presidente del Parlamento", en las elecciones de marzo.

El ex edil y cabeza de lista del PNV en las municipales de mayo de 2003 explica que la sentencia dictada a su favor se fundamenta en un fallo de la Audiencia vizcaína que declaró nula la suspensión por la Ejecutiva federal del PSOE del comité local de este partido en Sestao, encabezado entonces por el histórico José Luis Marcos Merino, actual alcalde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 21 de octubre de 2008.