La carrera hacia la Casa Blanca

Obama gasta cuatro veces más en anuncios que su rival

'The Washinton Post' y otros influyentes diarios apoyan al senador demócrata

El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama, está muy cerca de conseguir un récord histórico en gasto de publicidad en una campaña electoral. En tan sólo unos días, Obama sobrepasará los 188 millones de dólares [140 millones de euros] que el actual inquilino de la Casa Blanca, George Bush, gastó en la campaña que le dio su segunda victoria en 2004. El gasto es especialmente alto en los anuncios por televisión, un medio en el que prácticamente ha ocultado a su rival, John McCain. Más aún: Obama es también el primer aspirante a la Casa Blanca que ha puesto sus anuncios electorales en videojuegos en Internet.

Más información
McCain se lanza a por el voto jubilado de Florida
Palin frente a su 'alter ego'
Obama bate el récord de recaudación en septiembre con 150 millones de dólares

Según un cálculo que ofrecía ayer el diario The New York Times, Obama gasta cuatro veces más que su rival republicano en publicidad. Y esa diferencia es mucho mayor en aquellos Estados en los que las encuestas dan a los contendientes un empate. La ingente inversión en anuncios por parte de la campaña de Obama ha sido posible debido a que el candidato demócrata optó al principio de la carrera presidencial por salirse del sistema de financiación federal de campaña, que aporta a cada aspirante 84 millones de dólares de dinero público [62,5 millones de euros], pero les prohíbe cualquier gasto superior a esa cifra desde el día de la nominación en la Convención de su partido hasta la jornada de voto en noviembre. John McCain decidió jugar con las reglas tradicionales y aceptar la financiación pública. Obama, quien en un principio dijo que aceptaría los fondos federales, anunció más tarde su decisión de confiar en las donaciones de sus seguidores, y se espera que en unos días haga público que tan sólo en el mes de septiembre ha logrado un récord de 100 millones en aportaciones privadas.

Obama gana también en otro apartado relativo a la comunicación. A tan sólo 17 días de la jornada electoral del 4 de noviembre, y como es tradición en este país, los más influyentes diarios estadounidenses ya han comenzado a hacer público su apoyo explícito al candidato de su elección. Ha habido pequeñas sorpresas. Como el hecho de que Los Angeles Times, que no apoyaba a ningún candidato desde que lo hiciera en 1972 por Richard Nixon, manifestara este fin de semana su apuesta por Obama.

También ha sorprendido que The Chicago Tribune, el diario de la ciudad de Obama, haya dado su visto bueno a un candidato del Partido Demócrata, ya que desde que su primer número viera la luz, en 1847, siempre había mantenido una inclinación conservadora. El diario justifica su postura por la decisión de McCain de elegir a Sarah Palin como su compañera de candidatura, lo que considera un acto irresponsable.

No sorprendió The Washington Post, que en su editorial del viernes titulaba: "Barack Obama presidente". El periódico de la capital de EE UU resaltaba también la "irresponsable elección" de Palin y calificaba su decisión de apoyar a Obama de "inequívoca", dada la "decepcionante" campaña de su rival. Aunque matiza que hay pocas figuras de la política norteamericana que el periódico haya "respetado más durante los años que al senador John McCain".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Barack Obama se dirige a sus seguidores en un mitin, ayer en St. Louis, Misuri.
Barack Obama se dirige a sus seguidores en un mitin, ayer en St. Louis, Misuri.AP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS