Cuenta atrás para el hotel flotante

El barco costará 152 millones y se botará en Malaisia en noviembre - La travesía a Barcelona durará dos meses. Cada año deberá dejar el puerto más de un mes

El barco hotel de lujo que anclará bajo la sombra de la placa fotovoltaica del Fòrum durante los próximos 25 años empieza ya a tomar forma, nada menos que tres años después de que la empresa finlandesa Sunborn se adjudicara el concurso organizado por Barcelona de Infraestructuras Municipales (BIMSA), empresa del Ayuntamiento. La botadura del yate tiene por fin una fecha aproximada: el 27 de noviembre. El lugar del evento será Malaisia, donde se ensamblan piezas y materiales procedentes del Reino Unido, Holanda y Corea del Sur.

Todo en el proceso ha ido despacio. En principio, el barco hotel, único de sus características en España, debía haberse instalado en Barcelona ya en 2007. Pero si la adjudicación se produjo en noviembre de 2005, el contrato no se firmó hasta marzo de 2006. La construcción del barco ha sido un quebradero de cabeza. Sunborn asegura que los cambios en el contexto económico internacional le han hecho ser muy selectiva con los astilleros elegidos. La empresa visitó 120 en distintos países, incluida España, en busca de la mejor relación entre calidad y precio. Así, la familia finlandesa Niemi, dueña de Sunborn, prefiere dejar la fecha de la botadura abierta "hasta primeros de diciembre".

No todo acaba con la botadura del barco. Una cosa es tener el casco de la nave a punto, y otra, equiparlo para ser digno de un hotel de cinco estrellas, que llevará un tiempo. Hasta abril no se calcula que el barco pueda ya zarpar del sureste asiático rumbo al Port Fòrum de Sant Adrià de Besòs. La travesía será larga. El yate hotel avanzará a una velocidad de unos nueve nudos (16,6 kilómetros por hora) y Sunborn calcula que podría tardar en llegar a Barcelona entre uno y tres meses, debido a los temporales monzónicos.

"Calculamos que en junio podría estar ya en Barcelona", dice Joan Gaspart, presidente de Husa, la cadena hotelera elegida para explotar el proyecto. A cambio, Husa invierte. Sunborn y Husa han creado una sociedad conjunta que operará el barco (80% Sunborn y 20% Husa).

Se espera que el nombre del hotel incluya el de la ciudad de Barcelona. "Probablemente se llamará Sunborn Barcelona", explica desde Finlandia Xavier Valero, responsable de Asuntos Jurídicos y de Desarrollo Internacional del grupo adjudicatario.

En 2005 se estimó que la inversión necesaria sería de 50 millones de euros. Sin embargo, según Valero el coste ascenderá a 152 millones. "Nuestro presupuesto era de 140 millones, pero lo incrementamos al decidir adaptar la embarcación para recibir la clasificación plena de barco de pasajeros, que ha implicado modificaciones en el diseño, el equipamiento y la seguridad", explica Valero.

No todos los flecos del proyecto están resueltos. Una de las cláusulas del contrato prevé que el barco, pese a su anclaje fijo en el Port Fòrum, deba abandonar el puerto cada 11 meses. "El Ayuntamiento y la Generalitat tienen miedo de que se deje el barco eternamente allí, de que se vaya oxidando sin el suficiente mantenimiento, así que quiere que esté en condiciones de navegar. De hecho, si pierde la categoría de cinco estrellas, el contrato se rompe", dice el directivo de Sunborn.

Gaspart explica que el barco aprovechará el mes o mes y medio de tiempo que no podrá estar a los pies de la placa fotovoltaica para operar como un crucero y que lo mismo podrá ir a la Costa Azul que a Mallorca, o acercarse a Valencia si mantiene la Copa América. Sunborn se ha comprometido con el Ayuntamiento de Sant Adrià a contratar personal autóctono, pero esta salida forzosa de puerto cada año "condicionará los contratos de trabajo". Aunque esté en Sant Adrià, la adjudicataria paga a Barcelona un canon de 400.000 euros por explotar el hotel.

La empresa finlandesa tiene en mente negociar una segunda ubicación en el Port Vell, idea considerada "muy difícil de llevar a cabo debido a las restricciones de espacio", según la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB). Los finlandeses creen que es cuestión de negociar.

Imagen virtual del futuro barco hotel de lujo en el Port Fòrum de Sant Adrià.
Imagen virtual del futuro barco hotel de lujo en el Port Fòrum de Sant Adrià.

Apto para barceloneses

El barco hotel de Sunborn iba a tener 250 habitaciones, pero después se optó por menos (180) y de mayores dimensiones, de modo que se incrementarán las suites (20). A 500 metros del Centro Internacional de Convenciones del Fòrum, uno de los objetivos del establecimiento es el turismo de negocios. Pero no sólo eso. El barco estará abierto a los barceloneses, que podrán ir a cenar a sus restaurantes, a celebrar banquetes y reuniones de empresa, o asistir a desfiles de moda. La mayoría de los hoteles barco del mundo son viejos cruceros reaprovechados, no construidos especialmente para ser un hotel. Las habitaciones son eso, habitaciones, no camarotes, y todas tienen terraza. El proyecto será único en España y sólo tiene parangón en Turku (Finlandia).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS