Montilla reprocha a Sebastián que ignore en París la crisis de Nissan

Renault estudiará desarrollar coches eléctricos en España

El Gobierno catalán y los sindicatos mostraron ayer desconcierto y reproches después de que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, admitiera que no había abordado el recorte de plantilla anunciado por Nissan en Barcelona, el mayor que amenaza a la industria española desde 1993, en su encuentro con el presidente de Renault-Nissan, Carlos Ghosn, celebrado en París.

Más información
Fagor reduce su plantilla hacer frente a la caída de ventas

Sebastián anunció que se creará un grupo de trabajo para desarrollar el coche eléctrico en España, en el que participará la Junta de Castilla y León debido a la presencia de Renault en Valladolid y Palencia, y que se mantiene el compromiso de Renault de aumentar la producción en España un 15% en 2009, informa Efe. El ministro sí prometió que habría otra reunión para hablar de Nissan "en las próximas semanas", aún sin fecha y, como pretexto para no abordar ya el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que afecta a 1.680 personas, un 37,5% de la plantilla, dijo que la reunión se había celebrado en la sede de Renault.

Fuentes de la Presidencia de la Generalitat consideraron que "en el encuentro se debería haber hablado del futuro de la fábrica de Zona Franca" y que "se ha perdido una magnífica ocasión para empezar a plantear el futuro industrial de Nissan en España". La Generalitat ha pedido asistir a la próxima reunión que se organice, cuya celebración no dejó de valorar "positivamente".

El presidente José Montilla había entregado "mucha documentación" a Sebastián para que argumentara ante Ghosn que "la planta de Zona Franca es la quinta más competitiva del grupo en el mundo". Nissan ha ganado 300 millones de euros en España en los últimos cinco años.

El responsable sindical de CC OO de Cataluña en Nissan, Javier Pacheco, calificó de "incomprensible" que Sebastián no tratara ya del problema, que ayer tuvo gran visibilidad en el centro de Barcelona, con una protesta de la plantilla del grupo nipón, cuyo control accionarial está en manos de Renault. Desde UGT, Jordi Carmona, confió en que "cuando estén hablando de Renault sea como grupo, incluida Nissan".

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Según la Guardia Urbana, fueron 1.100 los trabajadores que recorrieron el centro de Barcelona para protestar por el desmantelamiento parcial del centro de producción. Según los convocantes, la cifra rozó los 3.000. La manifestación discurrió sin incidentes, aunque el griterío "contra el japonés" fue acompañado de lanzamiento de huevos ante un concesionario de Nissan.

Un manifestante lanza un huevo contra un concesionario de Nissan en Barcelona.
Un manifestante lanza un huevo contra un concesionario de Nissan en Barcelona.TEJEDERAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS