Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado descarta ampliar a las extranjeras el 'cheque-bebé'

Los grupos parlamentarios del Senado dejaron ayer solo al PP en una reclamación para ampliar la ayuda del cheque-bebé a un caso concreto, que ha quedado fuera de esta prestación. La ayuda de 2.500 euros por nacimiento o adopción es para todas las madres españolas y para las extranjeras con más de dos años de residencia. No contempla a las extranjeras casadas con españoles que no han vivido en España ese tiempo o no pueden demostrarlo. En esta situación hay 20.000 "parejas mixtas" que no pueden cobrar la ayuda, según el PP. Ayer llevó el caso al pleno del Senado para reclamar al Gobierno que solucione esa "discriminación". Todos los demás grupos, liderados por el PSOE, votaron en contra. La moción fue rechazada.

El PP invitó a seguir la sesión desde la tribuna a miembros de una asociación de "familias discriminadas" de esta ayuda. La senadora María del Mar Angulo insistió en nombre del PP en que el Gobierno vendió esta medida como "universal". Angulo hizo recuento de todas las veces que el presidente del Gobierno y el entonces ministro de Asuntos Sociales, Jesús Caldera, dijeron públicamente que "todas las familias" serían beneficiarias, sin excepción. La senadora aseguró que Caldera ha reconocido la discriminación en privado a la asociación, y reveló que el PSOE de Melilla también busca una solución.

Discriminación

El PP argumentó también que la prestación discrimina a los padres frente a las madres. Esta situación afecta a españoles casados con extranjeras, pero no viceversa, porque la receptora legal de la prestación es a la madre. El PP opina que esta situación contraviene la Ley de Igualdad, que incide especialmente en que no se puede discriminar por razón de sexo en caso de maternidad.

El portavoz socialista, Pedro Bustos, criticó que el PP no hiciera esta consideración en su momento. Aseguró que los límites a la ayuda "son acordes a la normativa sobre prestaciones" de la Seguridad Social. Pero no contestó al hecho de que, políticamente, el Gobierno lo llamó "ayuda universal" para las madres de todos los nacidos en España. "Si no se pusieran límites sería imposible hacer políticas sociales justas y redistributivas", dijo. Más de 400.000 familias se han beneficiado ya de esta ayuda, con un coste para el Estado de más de 1.000 millones de euros, según Judith Alberich (PSC), de la Entesa Catalana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de octubre de 2008