El BNG fuerza al PP a debatir otra vez sobre el idioma en el Parlamento

El PSdeG pide a populares y nacionalistas que "dejen de marear la perdiz"

La lengua vuelve al centro del debate político a pesar del esfuerzo del Partido Popular por central la discusión en las consecuencias de la crisis. Será en el pleno del Parlamento que se inicia el próximo martes, apenas dos semanas después de la polémica votación en la que el PP se sumó a PSdeG y BNG en el respaldo a la política de normalización lingüística de la Xunta para, a continuación, anunciar su intención de derogar el decreto que regula el gallego en la enseñanza.

El PP trata de llevar la discusión política al terreno de la crisis económica
Ruiz Rivas acusa a la Xunta de querer elevar el gallego en la escuela al 90%
Más información

El BNG forzará un nuevo debate y obligará al partido de Alberto Núñez Feijóo a decidir si apoya o rechaza una extensa proposición redactada por el diputado nacionalista Bieito Lobeira que defiende, entre otras cosas, la galleguización del sistema educativo y que se garantice al menos un 50% de la docencia en gallego. Esa es, precisamentre, la previsión del decreto que regula el gallego en la enseñanza, que el PP aprobó inicialmente pero que acabó convirtiendo en piedra angular de su oposición a la política lingüística de la Xunta.

La iniciativa de Lobeira reabrirá este debate y planteará además que el gallego sea la lengua habitual de todas las administraciones en Galicia, el incremento de su presencia en los medios de comunicación, las relaciones económicas y la sanidad o su extensión a los inmigrantes. Y lo hará sin la complicidad del PSdeG, cuyo portavoz parlamentario, Ismael Rego, aseguró ayer que "es hora de que unos y otros paren de marear la perdiz", en referencia a populares y nacionalistas. "No hay más conflicto lingüístico que el que se está creando en torno a un tema regulado por consenso", añadió. Los políticos, señaló Rego, deberían "comportarse como los ciudadanos", haciendo de la lengua "un espacio de convivencia" y no "un arma arrojadiza".

Carlos Aymerich, portavoz del BNG, emplazó al PP a dejar de someter su estrategia "a un locutor de Madrid" o a "un sector muy minoritario" de la sociedad (en referencia a Federico Jiménez Losantos y Galicia Bilingüe) y a volver al consenso de los últimos años.

El PP, sin embargo, mantiene su posición. El portavoz del Grupo Popular, Manuel Ruiz Rivas, no consiguió ayer imponer el problema de la crisis económica sobre el conflicto lingüístico y acabó visiblemente molesto la rueda de prensa posterior a la reunión de la junta de portavoves del Parlamento. "Hay un germen de un problema que no existía y no tiene que ver con el PP, viene de la política lingüística del Gobierno", justificó. La Xunta, acusó, busca imponer el 90% de las asignaturas en gallego.

Pese a las ilegalidades que a su juicio contiene el decreto del gallego en la enseñanza, Ruiz Rivas defendió que el PP no lo haya recurrido ("si vamos a la vía judicial sí que romperíamos el consenso", razonó). La política educativa "sólo consigue que el gallego se hable cada vez menos". "¿Qué prefieren los ciudadanos?", se preguntó. ¿Un buen traumatólogo o uno que hable gallego? "Porque el mejor de España", aseguró, no puede conseguir un puesto en Galicia porque no sabe "donde están o nocello, os xeonllos ou os riles".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción