Feijóo receta amar el gallego "para impulsarlo y no imponerlo"

"Las lenguas no se imponen; se quieren, se aman", sentenció ayer Alberto Núñez Feijóo en Xunqueira de Ambía (Ourense) en el inicio oficial de la precampaña electoral del PP. En respuesta a las preguntas de los periodistas, el líder de los populares gallegos intentó, con esta declaración, dar por zanjada cualquier insinuación de división interna en el PP de Galicia respecto a la cuestión lingüística.

Custodiado por el presidente provincial de su partido, José Luis Baltar, firme defensor del galleguismo, y por el alcalde de Xunqueira, José Luis Gavilanes, Núñez Feijóo volvió a arremeter contra el decreto "de Touriño y Quintana". Reiteró su disposición a derogarlo y expresó su apoyo al Plan de Normalización Lingüística, como hizo la semana pasada en el último debate sobre el estado de la autonomía. "En el PP gallego hablamos en gallego y defenderemos siempre el gallego; queremos impulsarlo, por eso estamos en contra de su imposición", explicó tras advertir que "aunque en Galicia todos saben gallego, muchos tendrían, sin embargo, que aprenderlo primero".

En el debate sobre el idioma, "estamos donde estábamos, sin un paso atrás", dejó claro Feijóo, quien incidió además en la conveniencia de que el gallego se imparta en las escuelas, pero en la misma proporción que el castellano.

En su visita a Xunqueira de Ambía, feudo histórico del PP que definió como "la Galicia real" y uno de los municipios "más olvidados por el bipartito", Feijóo no habló a los paisanos sobre el idioma. Los ilustró sobre el momento actual, "de mayor crisis de la historia de España", y sobre las acciones del Gobierno socialista, "de frivolidad en frivolidad y de improvisación en improvisación". Después, el PP cerró la puerta a los medios de comunicación. "Los vecinos quieren hacer planteamientos y preguntas y con los periodistas delante, se cortan", adujeron sus representantes.

Antes, el líder del PP gallego había anunciado su compromiso de recorrer, hasta Navidad, los 315 municipios de Galicia, uno por uno, "para tomar nota de sus necesidades y trasladarlas al programa electoral, que será de soluciones y no de propuestas". Feijóo pretende "buscar conjuntamente" con los vecinos las alternativas de gobierno con las que se presentará a las autonómicas, convencido de que de esta forma podrá conquistar la mayoría absoluta.

Desde el pasado junio recorrió 35 cabeceras de comarca, "pero eso no es suficiente, es necesario ir uno por uno por todos los municipios" y elaborar un programa que suponga "reiniciar la modernización" de una Galicia "paralizada", señaló. Ayer tenía ocho municipios orensanos incluidos en su ruta de trabajo preelectoral, hoy recorrerá siete en Pontevedra y mañana visitará otros tantos en A Coruña.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción