La crisis económica obliga a las cajas a provisionar 406,3 millones de euros

La BBK, la Vital y Caja Laboral suman 169 millones de euros en bonos de Lehman

El impacto de la crisis económica no tiene fronteras, aunque por el momento no está tocando a todas las puertas con igual intensidad. El sector financiero español capeando por ahora bastante bien el temporal. Las tres cajas de ahorro vascas -la BBK, la Kutxa y Caja Vital- y la cooperativa de ahorro del grupo Mondragón, Caja Laboral, presentan cada día datos positivos sobre su gestión y sus resultados. Pese a que parece que su situación financiera es estable, han visto cómo, por culpa de la crisis financiera e inmobiliaria, sus provisiones para insolvencias han alcanzado los 406,3 millones de euros, según los datos de las cuatro entidades.

Las cuatro entidades se están esforzando por mostrar su solvencia

Ni las cuatro cajas son iguales ni las necesidades de provisión de fondos responden a los mismos criterios. A todas les ha afectado la crisis del ladrillo pero la Kutxa, según la entidad, se ha librado del efecto Lehman Brothers, uno de los bancos norteamericanos más afectados por la crisis financiera. La entidad guipuzcoana ha provisionado 175 millones de euros. Todos ellos han ido destinados a operaciones inmobiliarias fallidas.

La BBK, la Vital y la Caja Laboral, sin embargo, han quedado atrapados por la caída de Lehman Brothers, ya que las tres cuentan con bonos de la entidad estadounidense en quiebra. Queda la duda de cuánto de lo provisionado se podrá recuperar. Caja Laboral suma con 162 millones en bonos de Lehman, la BBK un millón y la caja alavesa otros seis millones.

Las cuatro entidades se han esforzado en presentar una situación de liquidez favorable. Una y otra vez insisten en que no necesitan acudir a los mercados para afianzarla. La BBK cuenta con un ratio de solvencia de un 21,2% y una tasa de morosidad del 1,16%, El sector en España se encuentra en el 2,15% de media. La caja vizcaína tiene provisionados 122,2 millones de euros, dos tercios de ellos de forma voluntaria. El millón de euros que posee en bonos de Lehman afectan a fondos de inversión de clientes y empleados, aunque han estimado el impacto en la rentabilidad de estos fondos en un 0,9 por mil.

La Kutxa cuenta con un índice de morosidad de un 1,34% y la cobertura sobre activos dudosos a 30 de septiembre era de un 175,71%, "uno de los más altos del sistema", destaca la firma. La entidad guipuzcoana prueba su liquidez en que "no tienen ningún vencimiento de deuda que atender en los próximos años, hasta 2012". La relevancia de esta afirmación estriba en la ausencia de confianza en los mercados y en la falta de liquidez. Gran parte de las entidades que entran en crisis lo están haciendo por la incapacidad de obtener dinero para cubrir sus necesidades de liquidez. La Kutxa las tiene cubiertas.

Caja Laboral presenta un ratio de solvencia del 11,56%, frente al 8% que exige el Banco de España, y cuenta con unos recursos propios de 474 millones de euros. Asegura la entidad que estos ratios se mantendrán estables a pesar de esta contingencia. Añade que se encuentra en una situación prestamista en el sistema interbancario en la actual crisis de liquidez y que no necesitará dinero adicional ni en 2008 ni en 2009.

La entidad de Mondragón es la que tiene el mayor paquete de bonos de Lehman: 162 millones. La cooperativa considera que la deuda no supone ningún riesgo para sus clientes, ya que la compra, realizada a través de una filial holandesa de Lehman, se ha destinado a operaciones de cobertura ante la caída de tipos de interés y no para fondos de inversiones o pensiones de sus clientes o en valores. Ha dotado 40,7 millones de euros para cubrir este riesgo. La entidad tenía previsto este año un beneficio bruto (antes de impuestos) similar al del pasado (208,9 millones), algo que se antoja difícil. En julio tuvo que dotar 38,4 millones por la crisis inmobiliaria y su resultado semestral se quedó en 78,2. Gran parte de la dotación (20 millones de euros) fue provocada por el concurso de acreedores de Urazca, donde Caja Laboral tiene atrapados créditos por 73 millones de euros.

La Vital tiene provisiones por insolvencia por 30 millones. Ha recuperado otros seis. El año pasado fueron 16. También dice no tener problemas de liquidez. A finales del primer trimestre su tasa de impagos era del 1,14%. La tasa de cobertura se situó a junio en el 191,51%, cifra que mejora la media del sector que, en dicho periodo era del 118,7%

La caja alavesa se ha encontrado con seis millones de euros en bonos senior de Lehman colocados en fondos de inversión. Cayó en la trampa de las agencias de calificación que daban a estos bonos un A+2. La Vital estima que el perjuicio máximo para los clientes que tienen suscritos fondos que participan en estos bonos es un 1% de la rentabilidad.

La Kutxa abandona sus pasadas aventuras inmobiliarias

Xabier Iturbe, presidente de la Kutxa, se ha esforzado en centrar a la caja en el negocio bancario. Las aventuras inmobiliarias del pasado han obligado a la primera entidad financiera de Guipúzcoa a provisionar 175 millones de euros por insolvencias, cantidad que sin duda lastrará el potencial crecimiento del resultado. La Kutxa inició su expansión inmobiliaria de la mano de sus socios locales. Primero fueron los créditos participativos que se retribuían con un porcentaje de los beneficios, y luego se pasó a la toma de participaciones al 50% en operaciones inmobiliarias.

Mientras estas operaciones se hicieron en Guipúzcoa, territorio que se conoce la entidad palmo a palmo, no hubo problema, pero sí se registraron cuando se salió del territorio natural de la caja.

El primer problema se dio en Murcia, en El Poyo, en la Manga del Mar Menor. La Kutxa compró un terreno urbanizable por 100 millones de euros. El terreno se recalificó después a rústico y su valor en este momento se queda en 25 millones. La caja tuvo que dotar la diferencia: 75 millones de euros. No se descarta una nueva recalificación que les haga recuperar lo invertido, pero no se sabe cuándo y si realmente sucederá.

En Ferrechera, también en Murcia, la caja guipuzcoana invirtió 60 millones y todo el proyecto se encuentra en los tribunales. Se ha dotado la misma cantidad y están a la espera de que se solucione el litigio.

En Valle Romano, en Estepona (Málaga), la Kutxa se hizo con el 20% de una promoción inmobiliaria. Los problemas de los socios llevaron a que la promoción sólo pudiera salir adelante si la caja se quedaba con el 100% de la inversión. Se trata de un proyecto de mil viviendas. En este momento la mitad están vendidas y las otras deberán ajustar su venta a la marcha del mercado. La dotación para insolvencias de este proyecto asciende a 40 millones de euros. Esperan recuperarlos a medida que se vayan realizando las ventas.

En cualquier caso, la Kutxa tiene claro que los proyectos inmobiliarios fuera de su territorio y con fórmulas que se alejan de la operación bancaria tradicional ya no se hallan entre sus planes inmediatos. La entidad quiere aprovechar su liquidez para reforzar, en tiempos de escasez de capital, el tejido industrial de su territorio.

Insolvencias

- BBK. Cuenta con un millón de euros en bonos Lehman, parte provisionados. Tiene provisionados para insolvencias 122,2 millones.

- Vital. Seis millones en bonos Lehman, parte provisionados, y dotación a insolvencias de 30 millones.

- Kutxa. 175 millones dotados para insolvencias, todas inmobiliarias.

- Caja Laboral. 162 millones en bonos Lehman, parte provisionados, y 79,1 dotados para insolvencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 12 de octubre de 2008.