Tribus de Pakistán atacan a los talibanes tras un atentado

Jefes tribales encolerizados por el atentado suicida cometido por los talibanes, que causó el viernes una treintena de muertos, atacaron y destruyeron las viviendas de los integristas en la zona de Orakzai, en el noroeste de Pakistán. El coche bomba explotó en mitad de una reunión del consejo tribal de Orakzai, al que asistían cientos de miembros de las tribus locales para discutir un plan gubernamental encaminado a expulsar de la región a los extremistas islámicos. "Después del bombazo todo el mundo estaba enfadado. Los hombres de las tribus atacaron las viviendas de los talibanes y destruyeron dos de ellas", indicó un habitante de la zona.

Mientras, el Ejército paquistaní mató en combate a dos importantes cabecillas de la insurgencia talibán e hirió a otro en el norteño valle del Suat. El enfrentamiento se produjo "durante la operación de rastreo" de refugios de integristas que realizaban las fuerzas de seguridad, según indicó un portavoz militar.

Las áreas tribales de Pakistán, fronterizas con Afganistán, son consideradas el santuario de Al Qaeda y de los talibanes. Por ello, Estados Unidos presiona a Pakistán para que endurezca su posición e impida la infiltración de los extremistas que persiguen las tropas estadounidenses en Afganistán.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS