Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP condena por primera vez en el Parlamento la dictadura franquista

La oposición respalda que la Xunta siga impulsando la lengua gallega

El franquismo, que ni siquiera fue citado por los líderes de PP, PSdeG, y BNG, se convirtió ayer en el protagonista inesperado del último debate sobre el estado de la autonomía de la legislatura. Por sorpresa y sin ninguna explicación oficial, la formación que dirige Alberto Núñez Feijóo votó por primera vez a favor de una resolución, propuesta por socialistas y nacionalistas, que condena la dictadura franquista. El texto, aprobado por unanimidad, dice textualmente: "El Parlamento de Galicia insta a la Xunta a proseguir con las acciones dirigidas a recuperar y dignificar la memoria de las víctimas de la represión franquista y de la Guerra Civil, eliminar los símbolos, denominaciones y referencias franquistas de calles y edificios públicos, así como a colaborar en la identificación de los desaparecidos y enterrados en fosas comunes durante la dictadura franquista, que este Parlamento una vez más, condena".

Los populares sacan adelante propuestas sobre el voto emigrante y el AVE

El cambio de posición del PP se ha producido apenas dos días después de que sus concejales en A Coruña votasen en el ayuntamiento en contra de una resolución semejante (su jefe de filas, Carlos Negreira, que también es diputado autonómico, votó ayer a favor en la Cámara gallega).

Más discutida fue la decisión de la oposición de sumarse a la resolución promovida por BNG y PSdeG para intentar reconstruir la unidad de acción en torno a la política de normalización lingüística, rota por el PP al retirar su apoyo al decreto que regula el uso del gallego en la educación. La oposición votó a favor de instar a la Xunta "a continuar con la aplicación del Plan de Normalización de la Lengua Gallega, aprobado por unanimidad por el Parlamento y que indicó el camino de aproximación, pactos y consenso que deben permitir el impulso de la lengua gallega dentro del respeto a los derechos de todos y de acuerdo con el Estatuto de Autonomía".

El acuerdo, sin embargo, se quedó en el texto de la resolución. Apenas unos minutos después de que los portavoces del PSdeG y el BNG celebrasen haber dado el primer paso para recuperar el consenso, el portavoz del PP, Manuel Ruiz Rivas, y su presidente en Galicia, Alberto Núñez Feijóo, echaron por tierra la interpretación de los grupos que apoyan al Gobierno. El Partido Popular, afirmaron, sigue y seguirá oponiéndose al decreto que regula el uso del gallego en la enseñanza, que consideran lesivo para los castellanohablantes.

La dictadura franquista y el conflicto político en torno a la promoción del gallego dejaron en segundo plano, pero no anularon, el resto del debate de las propuestas de resolución con las que los grupos parlamentarios tratan de sacar conclusiones del debate sobre el estado de la autonomía. PSdeG y BNG presentaron conjuntamente 31 y el PP 585, una cifra similar a las que tramitó el año pasado.

Al final, y después de media hora de negociaciones (precedidas por 30 minutos de deliberaciones en el seno del grupo popular), los partidos llegaron a acuerdos sobre cinco resoluciones (tres de ellas del PP) y votaron sin modificaciones 19 presentadas por los grupos que apoyan al Gobierno y otras 10 de la oposición. PSdeG y BNG aprobaron además, aunque sin el respaldo del PP, sus otras diez propuestas. Las más destacadas apuestan por defender los criterios ya conocidos en la reforma de la financiación autonómica, reclaman la participación de Galicia en la gestión de los aeropuertos, proponen la creación de un ente gestor de infraestructuras ferroviarias y ampliar la enseñanza de la segunda lengua extranjera al 100% de los centros de educación infantil.

Otras propuestas reclaman desde un observatorio de precios de los productos pesqueros y marisqueros a la aprobación de un plan estratégico de juegos tradicionales (chave, bolos celtas, lucha celta o billarda).

Las propuestas del PP transaccionadas con los grupos que apoyan al Gobierno reclaman, una vez más, la reforma legal que haga posible el voto en urna en las elecciones autonómicas de 2009 y que se reitere al Gobierno central la creación de la subcomisión de seguimiento de las obras del AVE en el marco de la comisión de cooperación entre la Xunta y el Estado

En el camino se quedaron, no obstante, la mayoría de las iniciativas del PP, muchas de ellas de carácter local o puntual, como la conveniencia de que TVG emita un programa de televisión "entretenido" para concienciar sobre los siniestros forestales. Otra de las resoluciones fallidas de la oposición proponía que el Parlamento debatiese en torno a un "informe de creatividad de Galicia" y una segunda apostaba por la redacción de un plan de construcción de campos de golf.

El volumen de propuestas del PP dio pie a que sus redactores cometiesen numerosos gazapos. El más llamativo les llevó a proponer la "creación de un clúster", sin concretar en qué sector de la economía. La resolución acabó siendo retirada.

La carta de la oposición

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, jugó ayer dos cartas al término del debate. La primera fue asumir la portavocía de su grupo para ser el último en hablar y cerrar el debate después de dos días de intervenciones en el Parlamento. La segunda es la misiva que, reveló, ha enviado a Emilio Pérez Touriño y a Anxo Quintana para proponerles "hablar en serio" sobre los tres asuntos acerca de los cuales considera necesario negociar una postura "de país": las inversiones sin ejecutar de los Presupuestos del Estado de los últimos años (el PP cuantifica las partidas pendientes en 2.000 millones de euros), la financiación autonómica y el proyecto de Presupuestos de Galicia para el año próximo. "Mañana [por hoy] tendrán encima de la mesa una carta para reunirnos ya", subrayó.

La oferta de Feijóo, sin embargo, tiene escasas posibilidades de éxito. Durante el debate ya quedó clara la posición del PSdeG, contrario a negociar los Presupuestos en otro ámbito que no sea el Parlamento y a partir del proyecto de ley que remita la Xunta a la Cámara. Y su decisión de mantener los contactos sobre financiación autonómica bajo la responsabilidad del conselleiro de Economía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de octubre de 2008

Más información