Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña tiene 642 librerías y 4.565 puntos de venta de libros

Los catalanes gastan en libros 93,4 euros de media al año

En Cataluña existen 642 librerías que venden sólo libros; pero si se cuentan los establecimientos donde se puede adquirir uno de los miles de ejemplares que se editan cada año, la cifra asciende a 4.565 comercios. Según este dato, cada 10.000 catalanes disponen de 6,3 puntos de venta de libros, por lo que comprar uno, a priori, no debe resultar difícil. Quizá por eso los catalanes gastaron en 2006 (año del que datan las últimas estadísicas) 93,4 euros de media en adquirir libros, mientras que la media española es de 67,4 euros.

Éstos son algunos de los datos que da a conocer el nuevo Mapa de librerías de Cataluña (2007), el estudio más completo del sector, según sus responsables, el Gremio de Libreros de Barcelona, que ayer lo presentó en Liber.

Según los nuevos datos, Barcelona concentra la mayor cantidad de librerías por cada 10.000 habitantes (casi 10 tiendas), mientras que a medida que disminuye la dimensión de los municipios también lo hacen los puntos de venta. Localidades como Lleida, Girona, Manresa, Figueres, Tortosa, Vic, Olot, Igualada, Cerdanyola y Sant Cugat cuentan con el número más elevado de estos comercios. Tarragona, Granollers, Terrassa y Mataró se sitúan en un punto intermedio, mientras que Badalona, Sant Boi de Llobregat, Castelldefels, Cornellà, L'Hospitalet y Viladecans están a la cola de la lista, con menos puntos de venta.

Según Fernando Valverde, presidente de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), que ha colaborado en el estudio, "la presión de la metrópoli barcelonesa en las ciudades de su cinturón es tal que la media por habitante, 5,7 tiendas en esas áreas, es inferior a la de las ciudades mucho más pequeñas, que alcanzan índices de 6,4". El ejemplo extremo sería Salt, próxima a Girona, que, con cerca de 30.000 habitantes, no dispone de ninguna librería, cosa que dinamita cualquier estadística.

Para el estudio, el Gremio de Libreros ha contado con una subvención del Departamento de Cultura de 52.000 euros y ha tenido en cuenta variables como el tamaño de los establecimientos, la situación, las ventas y la actividad de las librerías catalanas. Así, ha podido determinar que las más grandes facturaron menos en 2007 que en 2006 (el 9,5% menos) y que aumentó la facturación de las medianas y pequeñas (el 2,4%).

Según el mapa, el 70% de las ventas se realizaron a través de librerías independientes, no vinculadas a grandes cadenas. Las grandes librerías vendieron más del 50% de los libros en castellano y el 30% de los que se editaron en catalán. Mayor labor en pro de la difusión del libro en catalán hicieron las librerías más pequeñas, que vendieron el 45%.

Imma Bellafont, presidenta del Gremio de Libreros, afirma: "El mapa es una puesta al día del sector que dice dónde estamos y adónde tenemos que ir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de octubre de 2008