Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Inspección de Vizcaya destapa un fraude a la Seguridad Social portuguesa

Ha impuesto seis multas a empresas lusas por pagar por debajo del convenio

La Inspección de Trabajo de Vizcaya ha comunicado a la Seguridad Social de Portugal que ha detectado una bolsa de fraude "creciente" en empresas subcontratistas lusas del sector de la construcción, que pagan a sus trabajadores por debajo de lo que lo establecido, y en consecuencia cotizan a su Seguridad Social menos de lo que deberían.

"Los trabajadores portugueses son unas víctimas, no los culpables"

Aunque sus responsables todavía no pueden cuantificar lo defraudado, la Inspección recalca que son ya seis las actas de infracción levantadas, con sanciones que oscilan entre los 30.000 y los 60.000 euros, por pagar a sus empleados por debajo de lo que establece el convenio de la construcción de Vizcaya. La Inspección sólo puede actuar contra el incumplimiento de las condiciones salariales, ya que el fraude a la Seguridad Social compete a las autoridades portuguesas. Cuanto más bajo es el sueldo, menor es la cotización y mayor el fraude.

El responsable de Construcción de CC OO, Iñaki Merino explicó ayer que la cotización media mensual a la Seguridad Social de un trabajador de la construcción portugués ronda los 500 euros, mientras que en Euskadi es de 1.800. "Los salarios son, de promedio, 2.000 euros netos superiores en Euskadi", explicó Merino. Los sindicatos CC OO y UGT coincidieron ayer estimar en más de 3.000 el número de trabajadores portugueses en Euskadi. Y sigue en aumento.

El jefe de la Inspección de Vizcaya, Manuel Velázquez, ha incluido en el oficio a las autoridades laborales portuguesas el listado con las empresas infractoras y los convenios provinciales vigentes, para que cotejen las cantidades cotizadas con las que tendrían que haber ingresado de acuerdo con los salarios del País Vasco.

Ante esas denuncias contra la actuación de algunas empresas vascas que subcontratan a firmas portuguesas para ahorrar costes a sabiendas de que no cumplen la ley, la patronal de la construcción de Vizcaya, Ascovi, se limitó a decir que "es un asunto que ya comunicaron los sindicatos en las mesas de negociación y se está tratando con ellos".

El convenio suscrito entre los gobiernos de los dos países vecinos establece que para trabajar en España basta con rellenar un formulario de trabajador desplazado. Éste indica que, en el caso de los empleados portugueses, sus salarios se ajustarán a lo que estipulan los convenios sectoriales españoles, aunque la cotización se siga haciendo en su país de origen.

"Los inspectores de Vizcaya han levantado ya media docena de actas de infracción con multas de entre 30.000 y 60.000 euros al detectar que las nóminas de esos trabajadores no se ajustan a lo que establece el convenio sectorial de la construcción de Vizcaya", declaró ayer Velázquez. "Hemos detectado empresas que aplican algún convenio de la construcción de Portugal, siempre por debajo del de Vizcaya, y otras que directamente pagan mucho menos dinero a sus empleados. Y eso es competencia desleal", asegura Velázquez.

Merino, quien asegura que ya habían puesto en manos de la Inspección numerosos casos en todo el País Vasco, asegura que "el trabajador portugués es una víctima, no el culpable, porque es el que hace jornadas interminables y no cobra lo que debiera. Son las empresas las tramposas", advierte.

El sindicato ELA denunció ayer ante la Inspección de Trabajo de Guipúzcoa a dos empresas portuguesas por incumplir el convenio. ELA recuerda que son las empresas principales las que tienen la obligación de controlar la legalidad de las empresas subcontratistas.

Ahorrar costes en la mano de obra

- Convenio. Portugal y España firmaron un convenio según el cual los trabajadores pueden circular en ambos países con sólo firmar un formulario de desplazamiento. Inicialmente, ese convenio se utilizó en la construcción para trabajadores especializados como los encofradores.

- Pacto salarial. El acuerdo bilateral obliga a las empresas portuguesas a pagar a los empleados el salario fijado en el convenio marco de la provincia en la que trabajan. Sin embargo, la empresa sigue cotizando por los trabajadores a la Seguridad Social portuguesa.

- Generalización. Las firmas portuguesas se generalizaron en el sector como una fórmula para abaratar costes, aunque sus empleados deberían cobrar según el convenio en Euskadi.

- Cotización media. Fuentes sindicales estiman que la cotización media de un trabajador de la construcción en Portugal es de 500 euros mensuales, mientras que en el País Vasco es de 1.800 euros, aproximadamente el 40% de su salario bruto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2008

Más información