El Estado imputa a Madrid inversiones que no le atañen

Sería para un chiste, si no fuera porque figuran en los Presupuestos Generales del Estado. Fondos recogidos en las cuentas del Gobierno, como la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos en la Cuenca del Duero (que obviamente no pasa por la región), se computan entre las cantidades que recibirá la Comunidad de Madrid en 2009 como inversiones territoriales. En este caso, está en las partidas para esta comunidad del Ministerio de Medio Ambiente, con 11.000 euros. Pero hay más.

El Ministerio de Defensa instalará un laboratorio para investigar el comportamiento del buque de mar y su maniobrabilidad y consigna los 39.610 euros de su coste a esta región. No es la única partida relacionada con el mar que llega a una comunidad a unos 350 kilómetros de la costa más cercana. Las inversiones para puertos del Estado y Autoridades Portuarias recibirán 3,2 millones de euros, según indican los Presupuestos Generales del Estado. Además, la Gerencia del Sector de la Construcción Naval se lleva 31.000 euros para mobiliario y aplicaciones informativas.

También hay partidas para los Ferrocarriles de Vía Estrecha, que no pasan por Madrid, pero se llevan 67.000 euros para maquinaria, o para la Sociedad Española de Estudios de Comunicación del Estrecho de Gibraltar, con 15.000 euros.

Más veces

No es la primera vez que el Gobierno central consigna a Madrid partidas que no le atañen. Lo extraño es que lo mantengan. Este periódico trató de recabar ayer, sin éxito, la versión del Ministerio de Economía y Hacienda.

Estas partidas sirvieron para que el Gobierno regional volviera a arremeter ayer contra el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, al que acusa de hacer un "ataque sistemático y organizado" contra la región, en palabras del vicepresidente, Ignacio González. "Estas inversiones consignadas no tienen que ver con la Comunidad de Madrid y no son productivas", zanjó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50