Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las universidades pierden 50.000 alumnos en la última década

Las causas son el descenso de la natalidad y el aumento de estudiantes en FP

Un total de 222.392 jóvenes andaluces estudiarán en alguna de las nueve universidades públicas de la comunidad el próximo curso. Esto supone que en la última década las universidades han perdido casi 50.000 estudiantes. El consejero de Innovación, Francisco Vallejo, atribuyó ayer este descenso a una cuestión demográfica -la caída de la natalidad en los ochenta y noventa- y al incremento de estudiantes que optan por la Formación Profesional Superior.

Respecto al curso anterior, el el número de estudiantes se reduce un 1,12%. El próximo curso, las universidades ofertarán 123 titulaciones y se invertirán 1.590 millones de euros.

"Ya se acabó el baby-boom", sentencia José Álvarez, director de comunicación de la Universidad de Sevilla, la más grande de Andalucía. Álvarez incide también en que ha habido en este tiempo un cambio de mentalidad en la sociedad: "Antes se pensaba que los listos iban a la universidad y lo fracasados a la FP. Esto ha cambiado ahora".Este año habrá 49.527 universitarios menos que hace diez años en las aulas andaluzas. Esta cifra debe interpretarse teniendo en cuenta el descenso de la población joven de los últimos años. Pero también influye la percepción laboral de los estudiantes, que incide en el descenso progresivo de la opción universitaria

"La huida de estudiantes a los ciclos de Formación Profesional se debe a que en ellos se sienten más cerca de conseguir un trabajo, de introducirse en el mercado laboral", afirma Patricio Pérez, secretario de política educativa de Comisiones Obreras (CC OO). "Las carreras universitarias deberían adaptarse a las circunstancias reales de los jóvenes", critica Pérez, profesor en la FP del ciclo formativo Técnico Superior en Integración Social.

Las cifras son bastante elocuentes en cuanto a ciclos de formación. Este año, según la Consejería de Educación, habrá 86.195 estudiantes que opten por la FP, casi el doble de los 44.552 que la eligieron en el curso 1999-2000. La oferta de títulos se ha ampliado para el próximo curso con seis titulaciones nuevas. Desde Educación recuerdan esta apuesta de la Junta por la formación práctica: "El pasado 2 de septiembre, el Consejo de Gobierno anunció la aprobación de un nuevo decreto que regula las enseñanzas de FP, amplia las vías para cursarlas y adaptarlas a la realidad europea cuanto antes".

"Muchas carreras universitarias viven al margen del mercado laboral", critica el secretario de CC OO. "Los ciclos formativos obligan a realizar prácticas en empresas. Muchos chicos, cuando acaban, se quedan en esas empresas a trabajar", explica Pérez quien reconoce, sin embargo, que la formación general que ofrece la universidad es más completa y los salarios, una vez terminados los estudios, bastante mejores. "Esto es indiscutible", concluye Pérez. A la hora de acceder a cualquier ciclo de grado superior se debe haber cursado el Bachillerato. Para el grado medio, se requiere sólo la Secundaria. Ambos grados suelen constar de entre 1.800 a 2.000 horas, es decir, dos cursos académicos.

Todos contienen un módulo formativo común que incluye prácticas en empresas. Desde la Consejería de Innovación se prepara una mayor orientación laboral para el año que viene. La creación de materias transversales en todas las carreras como gestión y emprendimiento, conocimiento de un segundo idioma, capacidad de gestionar la innovación y elementos de readaptación formativa parecen ir encaminadas hacia la salida laboral.

"Los estudiantes ven en la FP una vía más inmediata para acceder a los puestos de trabajo", reconoce José Álvarez, director de comunicación de la Universidad de Sevilla. Y resta importancia a las cifras: "A falta de cerrar el periodo de matriculación, el número no parece mucho menor al del año pasado". Y añade: "El descenso no es algo novedoso, más bien al contrario: frente a la fuerte caída de cursos anteriores (sobre todo entre 2001-2002 y 2003-2004), parece que éste es de lo años donde menos se nota".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de octubre de 2008