Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cuanto más perro, más feliz

Consiga mañana un libro-DVD de 'El encantador de perros' por 1,95 euros

Educación básica, cómo elegir un perro, su lenguaje, carácter, la higiene que se ha de seguir con ellos, cómo tratarlos cuando enferman o hasta cómo son los perros al nacer, de jóvenes o adultos son algunos de los temas de los 25 libros que acompañan cada entrega de El encantador de perros, el nuevo coleccionable que lanza EL PAÍS. Se trata de 25 volúmenes que complementan otros tantos DVD de la serie que presenta el adiestrador canino César Millán en Cuatro. La primera entrega (que incluye dos episodios del programa y contenidos inéditos escritos por profesionales expertos en la materia) se podrá adquirir mañana en los quioscos, junto con el periódico, a 1,95 euros. Las siguientes se venderán los sábados a 7,95 euros cada libro-DVD.

César Millán dice que más que un domador de perros es un rehabilitador de personas acostumbradas a maleducar a sus mascotas. El famoso presentador está convencido de que el buen comportamiento de los canes radica en que sepan reconocer quién es el líder de la manada, que debe ser siempre su dueño, y no al revés.

Según Millán, todo perro -independientemente de su edad, tamaño o raza- necesita afecto, ejercicio físico y cuidados psíquicos. Y todo eso se le puede dar en el paseo diario, que según la fuerza del perro oscilará entre media y una hora. De no hacerlo, las mascotas mandarán físicamente y pasearán ellos a los dueños y atemorizarán y ladrarán a perros y personas mostrándose como jefes de la manada. Pero aparte, en el plano emocional también dominarán y conseguirán ser tratados como personas y no animales, creando unas situaciones anómalas.

Porque según el autor del libro del mismo nombre que la colección, el perro es feliz cuando es tratado como tal. "En Estados Unidos, la gente confunde sus afectos y acaba tratando a sus mascotas como si fueran sus hijos. Por eso, un perro mexicano, aunque sea mucho más flaco y más hambriento, es más feliz que uno del norte", afirma convencido. Y es entonces cuando ellos mandan, cuando muerden, chantajean a sus dueños o acaban por deprimirse, explica. Lo bueno es que, según este experto canino, al perro el dueño le puede quitar esa tristeza tratándole de la forma adecuada y conociéndole. Y el truco para esto último radica en entenderlos y saber cómo piensan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de septiembre de 2008