Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Barcelona en fiestas

La noche más galáctica de Sisa

El cantautor compartió la fiesta escénica con sus amigos

Todos los elementos se aliaron para que la de ayer fuera una noche realmente galáctica. Así se había anuciado y, finalmente, los resultados colmaron todas las espectativas marcando el punto más álgido de la fiesta mayor barcelonesa. La noche más galáctica de Sisa y, al mismo tiempo, de un puñado de amigos distribuidos tanto arriba como ante el escenario.

La meteorología, que estuvo incordiando durante todo el día, decidió calmarse justo a tiempo para que ningún nubarrón alterase la velada. Ni el alcalde Jordi Hereu, ni el jefe de la oposición, Xavier Trias, quisieron perderse la fiesta y ya saludaron a los artistas antes del inicio del espectáculo.

Era la noche de Sisa, pero el cantautor decidió hacerse esperar. Así, a pesar de que el concierto se había anunciado a las 23 horas, nuestro galáctico por antonomasia no apareció en el escenario hasta que pasaban ya veinticinco minutos de la medianoche y lo hizo a ritmo de bossa nova y vestido como una exultante estatua de la libertad.

Sisa comezó directamente a repasar las canciones de su último disco, dejando los grandes éxitos para la recta fina,l cuando estaba previsto que compartiera escenario con Joan Manuel Serrat. Diversos miembros de Antònia Font (ocultos tras el seudónimo de Acapulco All Stars) comenzaron secundando al cantautor, después sería la banda de Pascal Comelade la que puntuaría musicalmente las ensoñaciones de un Sisa lanzándose al vacio una vez tras otra.

Antes de que tomara la tarima y se adueñara de la plaza de Catalunya, sus canciones habían ido sonado en boca de Quimi Portet, Marc Parrot, Oriol Tramvia, Jordi Batista, Melodrama, Refree y Roger Mas. Con estas presencias de peso el ambiente se fue caldenado y la plaza se fue llenado, aunque sin llegar a los agobios y apretujones de años anteriores. Sin duda la humedad ambiente y la constante amenza de nuevos chaparrones amilanaron a muchos barceloneses. Lástima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de septiembre de 2008