Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior augura un aumento de delitos por la crisis económica

La percepción ciudadana de la seguridad mejoró en 2007

La crisis económica va a trastocar las estadísticas policiales. Y no, precisamente, para bien. Si 2007 fue un año de relativa paz en el campo de la seguridad -estabilidad en el número de delitos, mayor percepción de bienestar entre los ciudadanos- el año en curso puede inaugurar un cambio de tendencia. El consejero de Interior, Joan Saura, admitió ayer por primera vez que la crisis causará un "ligero aumento" de los delitos en los próximos meses.

La crisis obligará a un mayor número de personas a acudir a vías ilegales para sortear las dificultades. Interior prevé que aumentarán los hurtos y los pequeños robos cometidos por delincuentes no profesionales, sobre todo en el área de Barcelona. Ésa es, al menos, la hipótesis con la que trabajan los mandos policiales, aunque por ahora nadie puede precisar la magnitud del problema.

A la espera de que se concreten las previsiones, Saura se mostró ayer satisfecho en la presentación del último Informe sobre la Seguridad en Cataluña, elaborado por la Generalitat. Los datos confirman la tendencia a la estabilidad. En 2007 se registraron 6,06 delitos por cada 100 habitantes; es decir, el 0,13% más en relación con el año anterior. El aumento de los hurtos (3,8%) y de los robos en el interior de vehículos (29%) son los responsables del ligero incremento. Hay dos objetos que, por su extensión social, han abierto (y saciado) el apetito de los ladrones: los navegadores GPS y los teléfonos móviles.

Los delitos considerados más graves, sin embargo, fueron a la baja en 2007: homicidios (3%), robos con violencia (1,8%), robos con fuerza (10%) y abusos sexuales (8,2%). Entre éstos están los asaltos a viviendas, que en la primavera de 2006 causaron alarma social en algunas poblaciones.

Pero una cosa es la seguridad real -la que miden las estadísticas que maneja la policía- y otra muy distinta la percepción de seguridad. La Encuesta de Seguridad Pública concluye que esa sensación ha mejorado entre el conjunto de la ciudadanía. El 19,1% de los 14.000 ciudadanos entrevistados aseguran que, en 2007, fueron víctimas de algún delito. La cifra supone un ligero descenso (del 0,7%) respecto al año anterior.

Los ciudadanos también ponen nota al nivel de seguridad que, a su juicio, existe en su entorno. Por primera vez, la ciudad de Barcelona -controlada desde 2005 por los Mossos d'Esquadra- mejora su puntuación (de 5,3 a 5,6). En las comarcas del Ebro, en cambio, la puntuación baja (del 6,2 al 5,9). Allí, el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil conservan las competencias en materia de seguridad hasta el próximo 1 de noviembre, fecha prevista para el fin del despliegue de los Mossos. Saura no entró a valorar las razones de ese descenso, aunque se mostró esperanzado de que la llegada de la policía autonómica a Tarragona "ayude a reducir el número de delitos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de septiembre de 2008